El sabor de lo auténtico

35 Festival de cine Douarnenez

Aunque el título de este comentario suene a publicidad, responde plenamente a la realidad.

Douarnenez, una pequeña ciudad de unos 15.000 habitantes, ubicada en Bretaña (Francia) acaba de organizar la 35 edición del Festival de cine que lleva su nombre. Por invitación de la dirección del Festival, participé en la edición de este año y fue una auténtica, y agradable, sorpresa.

En esta edición, la temática central giraba en torno a Catalunya, Euskadi y Galicia, dando cabida también a una mirada sobre la República española, los exilios, el franquismo, la memoria colectiva e histórica así como las crisis actuales y las respuestas a las mismas.

La problemática migratoria estuvo presente dentro de una sección, la Gran Tribu, que da cabida a films de temática muy diversa pero ligados entre sí al caracterizarse por ser películas de emociones radicales, intensas, relatos e historias de vida nucleados en torno al deseo y la pasión como definitorios de nuestra condición humana.

Otra de las temáticas abordadas en esta edición era el mundo LGBTQI, iniciales que designan las redes de personas lesbianas, gays, bisexuales, trangéneros, intersexuadas así como el movimiento queer. Estas redes dan visibilidad a las reivindicaciones, luchas, expresiones y culturas de estas identidades y comunidades.

Esta triple mirada temática (que también da cabida a otras) da pistas de uno de los rasgos de este festival, esto es, abordar cuestiones de candente actualidad, acercando a sus protagonistas y desplegando todo un arsenal de medios: películas, debates, exposiciones, literatura, encuentros, fiesta… Porque, si bien el cine es la base del Festival, encuentra su complementariedad en otros espacios que permiten una participación activa de buena parte de los participantes.

Con estos ingredientes cabe entender el arraigo que el festival tiene, tanto entre la población autóctona como entre los miles de personas que se desplazan en esas fechas a Douarnenez para disfrutar de los eventos organizados. Un dato relevador de este arraigo lo encontramos en la muy destacada participación de gente voluntaria que dedica su tiempo a realizar todo tipo de actividades: alojamiento, traducción, cocina, hostelería, desplazamientos, montaje y desmontaje… incluso el personal técnico encargado de asegurar las proyecciones de las películas en las diferentes salas de cine es, todo él, voluntario. Esta participación desinteresada es también una de las claves de su sostenibilidad económica.

Hay también otra cuestión muy destacada en este Festival, a saber, la presencia del lenguaje de sordos en absolutamente todas las actividades que tienen lugar a lo largo de los ocho días que dura el evento. El esfuerzo por acoger a las personas sordas y hacer el Festival accesible a las mismas en igualdad de condiciones del resto de participantes es una tarea emprendida hace cuatro años y que va a más. Para ello es fundamental la participación de intérpretes profesionales que, en plan voluntario, se involucran en esa ingente tarea. La dirección del festival hace, en ese sentido, un esfuerzo especial para subtitular las películas, un elemento fundamental para la accesibilidad, al tiempo que incluye películas y mesas de debate sobre la problemática del mundo de las personas sordas. El resultado es espectacular: por la muy importante presencia de personas sordas, no sólo como espectadoras sino como protagonistas de muchos de los films, debates, literatura y actividades diversas. En todos los debates a los que asistí, hubo siempre personas sordas que intervenían activamente, y su presencia en la vida festivalera era evidente ya que su lenguaje les da una gran visibilidad.

En definitiva, son muchas las razones para incorporar al Festival de Douarnenez entre los destinos muy interesantes a considerar cuando pensamos en nuestra agenda para el verano. La época en que tiene lugar, el mes de agosto, permite combinarlo con las vacaciones estivales.

Desde aquí queremos animar a hacer el descubrimiento de Douarnenez. Podemos asegurar que nadie quedará defraudado.

La Pirogue (El cayuco). Moussa Touré

Seleccionada para el Festival de Cannes 2012, es un film franco-senegalés, realizado por Moussa Touré, director de cine senegalés conocido, en particular en Catalunya, donde ha realizado varios documentales. Moussa Touré, recrea una tragedia que, aun siendo ficción, tiene su base en una dramática experiencia de miles de compatriotas que hicieron ese recorrido hasta Canarias, en la búsqueda de un futuro mejor en la Europa rica.

Además de narrar el drama, el film traza unos perfiles humanos que da cuenta de la variedad de las gentes que se embarcan. Desde el patrón de la piragua, experimentado pescador que pese a no querer hacer la travesía se ve forzado a ello por las circunstancias, hasta otros compatriotas que nunca han visto el mar y para quienes la experiencia marinera es ya, en sí, un trauma. Pasando por la presencia de una mujer, polizón a su vez en la embarcación. Si habitualmente las noticias que nos llegan hacen referencia a la situación en origen y en destino, aquí observamos una mirada rica y profunda de la experiencia que la travesía supone para sus protagonistas.

Es un relato duro, pero cuya vertiente de heroicidad da una visión positiva sobre estos nuevos Ulises de los siglos XX y XXI, capaces de salir adelante frente a unas dificultades que desbordarían a cualquiera. El retrato que hace Moussa Touré está lejos de una visión miserabilista y recoge no pocos pasajes de crítica a la visión neocolonial de los actuales dirigentes galos, como cuando uno de los protagonistas grita: Yo soy el hombre africano que va a entrar en la historia como respuesta a una intervención de Sarkozy en Dakar.

La película resulta en una crítica feroz de las políticas de la Unión Europea dirigidas a impedir que lleguen a sus fronteras las gentes del Sur. La ruta mortífera de los cayucos ha sido un fenómeno surgido tras el despliegue normativo, de infraestructuras, policial y militar que la UE ha puesto en pie para cortar el acceso desde los países de la ribera sur del Mediterráneo. Esta política de externalización de fronteras, como muestra la actividad desarrollada desde Migreurop, y cuyo último eslabón es la Agencia Frontex con la utilización de navíos militares en el Estrecho y las costas africanas, es la que ha generado esta nueva ruta migratoria, realizada desde miles de kilómetros en embarcaciones que no están preparadas para esa travesía y que ha ocasionado miles de muertos.

En el coloquio posterior a la proyección tuvimos la oportunidad de profundizar en la responsabilidad de la Unión Europea en esas muertes, algo que esta película con sus duras imágenes, ayuda a comprender mejor.

Cuando los hombres lloran. Yasmine Kassari

Documental belga, del año 2000 que ha cosechado diversos premios en festivales de París, Londres, Bruselas, Montreal y Zanzíbar, entre otros. Su directora, Yasmine Kassari, belga-marroquí, realizó varios cortometrajes antes de este documental sobre la inmigración marroquí en el estado español, al que siguió, en 2004, el film El niño dormido, también sobre la migración marroquí, esta vez ambientado en Marruecos y con el que consiguió un reconocimiento aún mayor.

El documental muestra el choque brutal entre El Dorado perseguido por los migrantes y la dura realidad a que se ven confrontados en las explotaciones agrícolas españolas, de Murcia en este caso: la explotación laboral a manos de patronos sin escrúpulos, la marginación en zonas de chabolas al serles negadas viviendas en alquiler, el racismo, las barreras administrativas para impedir el acceso a una situación regular, el deterioro de la salud y la dificultad de acceso a la sanidad pública…

Personas atrapadas entre su papel virtual de padre, marido, hermano de unas familias que quedaron atrás, en el país natal, cuyas necesidades no se llega a cubrir y a donde no se puede regresar tras el fracaso del proyecto migratorio. Personas que incluyen también a menores, en el film, sobre todo una niña, Selima, de 14 años, enclaustrada todo el día hasta que su padre regresa del trabajo.
La directora ofrece la cámara para que estas personas, que viven todo el día en un ambiente deshumanizado, cuenten sus vivencias, sus angustias, sus ilusiones, sus recuerdos. El mero interés de alguien por esas cuestiones contribuye a una humanización que necesitan como el comer.

El buen trabajo de la directora salva sobradamente las limitaciones de presupuesto así como los obstáculos a la filmación que en ocasiones se muestran, violentamente, en el documental. No sólo resuelve bien estas carencias sino que, mimetizada la cámara con la situación negra y sin futuro de sus protagonistas, contribuye a darle una mayor fuerza y credibilidad.

El documental acaba mostrando, de manera concisa y sobria, las duras imágenes, de archivos policiales, de la llegada de una patera a las costas españolas con toda la dureza de los cuerpos ahogados y destrozados entre las rocas.

Nuevamente un film que permite comprobar las consecuencias de una legislación de extranjería que cortó unas migraciones que durante mucho tiempo fueron temporales, con la llegada de temporeros marroquíes que faenaban en el campo español y volvían a su tierra finalizada la temporada. Una relación laboral que convenía a ambas partes y que no se veía confrontada a la necesidad de jugarse la vida en una patera, ni fijaba la migración al terreno, como ocurre hoy en día. ¿Cuántos miles de personas más muertas en la travesía serán necesarias para que los gobiernos europeos cambien sus actuales políticas de cierre de fronteras? ¿Cuántos más episodios racistas como el de El Ejido serán necesarios para cambiar unas situaciones de explotación y marginación que no hacen sino alimentar el racismo y la xenofobia vecinales? ¿Para cuándo tratar a las personas migrantes como a iguales en derechos y dignidad?

 Título

 Trabajadoras

Procedimiento para solicitar
el subsidio extraordinario
en Empleo de Hogar

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65