El antigitanismo en Europa

Entrevista a Robert Rustem

“Europa tiene el dinero pero no voluntad para mejorar la situación de la comunidad romaní”

“Quince millones de romaníes han vivido bajo un sistema de apartheid y es el momento de poner fin a 700 años de persecución. Apelo a la asamblea a que apoye el progreso”. Rudko Kawczynski, presidente del Forum Europeo de Romaníes y Nómadas (FERN) se dirigía así a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) el pasado 28 de junio en Estrasburgo (Francia). Se presentaba el informe de Annette Groth ‘Migrantes romaníes en Europa’.

Hemos entrevistado a Robert Rustem, miembro del Forum Europeo de Gitanos y Nómadas, que participó en la elaboración del discurso de Kawczynski. Lo encontramos en Praga participando en un seminario de expertos organizado por el Festival de música y cultura gitana Khamoro, que se viene celebrando desde 1999. En el seminario se discutía sobre el antigitanismo en Europa en la actualidad, “un tema candente en este momento” en opinión del entrevistado.

FERN es una ONG registrada bajo la legislación francesa y con sede en Estrasburgo. La particularidad e interés de la misma es que desde 2005 tiene un acuerdo de colaboración con el Consejo de Europa y desde 2011 existe un acuerdo de trabajo con la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE). “Esto en la práctica significa principalmente que con el acuerdo de colaboración con el Consejo de Europa han tomado en cuenta que el Forum es una especie de organización paraguas, diríamos una representación europea de la voz romaní” explica Rustem. La estructura de la organización da cabida a más de 2.000 organizaciones romaníes de todos los Estados miembros de la UE. “Así que podríamos decir que somos los portavoces legítimos de la comunidad romaní en Europa” prosigue. Gracias al acuerdo con el Consejo, el Forum sería tomado en consideración como una organización consultiva en caso de que el CE incluyese en su agenda la cuestión romaní. Lo mismo para la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, así que los comités y subcomités de la misma, siempre que incluyan la cuestión, deberían invitar al Forum, no solo a tomar parte en el debate, sino también para facilitarles, si lo requiriesen, información sobre el tema que estén tratando. El ejemplo más reciente, el “Informe sobre migrantes romaníes en Europa”. “Cuando el primer borrador fue elaborado por un miembro del comité” cuenta Rustem, “el Forum estaba invitado a opinar y valorar el informe. Estamos extremadamente satisfechos con él”. Otra cuestión a destacar es que por primera vez, la PACE ha invitado a un representante de una ONG para que se dirija a la Asamblea. Rustem lo valora como un gran éxito para la organización y la propia comunidad gitana. 

Una comparecencia de gran valor simbólico. ¿Cuál ha sido el objetivo de la misma?

R.R. Subrayar de nuevo por nuestra parte y por vez primera oficialmente en un Informe, que la migración de los romaníes no es puramente económica. La principal razón para emigrar no es la económica sino que está cada vez más ligada al hecho de que la comunidad romaní no está segura en los países donde vive. El antigitanismo crece en los países miembros del Consejo de Europa, estas sociedades se están volviendo hostiles hacia la comunidad gitana. Algunos gobiernos están institucionalizando el antigitanismo. Desafortunadamente en los últimos dos años estamos siendo testigos de cómo el antigitanismo ya no se oculta, es algo explícito.

¿Cómo definir el antigitanismo?

R.R. Es una forma de discriminación hacia una persona basándose en su pertenencia étnica. Si el antisemitismo es la discriminación contra una persona perteneciente a la comunidad judía, lo mismo ocurre con la comunidad gitana. Creemos que es básico que el antigitanismo sea reconocido como una forma específica de discriminación. Pero la mayoría de los Estados miembros prefieren hablar de discriminación en general. Pero este concepto define el racismo contra la comunidad gitana, basado en primer lugar en la etnia, siguiendo por el color de la piel, costumbres y cultura, etc.

¿Cuál es el objetivo de hacer valer este concepto?

R.R. El reconocimiento del antigitanismo es un punto fundamental para nosotros. Si es reconocido como a nuestro entender debiera, la comunidad gitana podría hacer uso de la posibilidad de denunciar la discriminación racial, por ser gitanos. Si se reconoce no será necesario aportar pruebas para denunciarlo. Ahora, cuando las comunidades presentan una denuncia por ser discriminados por ser gitanos, la mayoría de las veces las intituciones o tribunales siempre responden que no hay pruebas suficientes para demostrar que la discriminación estaba basada en la etnicidad.

Se afirma frecuentemente que la comunidad gitana es muy diversa. Del mismo modo, su situación también es diferente en los Estados miembros y no es lo mismo ser romaní en España, Francia, Italia o Rumanía.

R.R. La discriminación contra la población romaní comienza en edades muy tempranas. Pero vayamos de fuera adentro. Comparemos primero la minoría romaní con otras existentes en Europa. Es básico para poder llegar más tarde a los detalles sobre qué hay en común en la comunidad, porque será también la diferencia respecto a otras minorías. Hablemos de lo extendido de la pobreza, las privaciones que padecen. Más del 40% de la población gitana vive en la pobreza y de éstos, el 50% padece pobreza extrema. Otro dato es que el 40% de los niños y niñas romaníes se sienten permanentemente hambrientos. Esto es lo que conecta a la comunidad romaní en Europa. ¿Qué supone que el 40% de los niños romaníes no tengan nada qué comer a diario? No olvidemos que el pueblo gitano es una comunidad joven y la razón es porque la esperanza de vida de los gitanos es menor que la de los no gitanos. La tasa de nacimientos es muy alta pero esto no quiere decir nada. Sí es cierto que la comunidad está creciendo, pero por otra parte no deberíamos olvidar que un niño romaní nace pobre. Y esta condición lo perseguirá durante toda su vida. Desde el momento mismo del nacimiento sufrirá trato desigual, no tendrá las mismas oportunidades. Porque no comer a diario, no tener una vivienda en condiciones, hará que la educación del niño o la niña no sea una prioridad para la familia. La opinión de la mayor parte de la comunidad mayoritaria afirmando que los romaníes no tienen costumbre de mandar a sus hijos al colegio es un mero cliché. No hay comunidad, minoritaria o mayoritaria que no piense que la educación es importante y que sirve para mejorar la vida de sus hijos.

Así que nada que ver con sus tradiciones, hábitos, cultura...

R.R. Hay algunas cuestiones que no siempre se pueden ligar a la etnicidad o la cultura. Los niños que no van bien en la escuela no están condicionados por su cultura, también tienes fracaso escolar en la comunidad mayoritaria, no todos ellos son brillantes. Si hablamos de criminalidad, en absoluto se puede relacionar crimen y pertenencia étnica, ¡es tan erróneo! También hay delincuentes entre la comunidad mayoritaria. Por lo tanto, una cosa es hablar de un problema y otra muy distinta conectar el problema con la etnicidad, lo cual es completamente erróneo y frecuentemente son ideas basadas en estereotipos y prejuicios. ¿Deberíamos de pensar que todos los franceses son así? ¿Deberíamos de relacionarlos con sus costumbres, cultura, etnicidad? No tengo inconveniente en hablar de los problemas que afectan a la comunidad pero sí cuando estos son presentados ligados a la etnia.

Siguiendo con Francia. Hace tan solo dos años se impulsó una campaña de persecución contra los romaníes y la expulsión de los procedentes de Europa del Este

R.R. Lo que más me chocó es que existía un documento antidiscriminatorio emitido por el Estado que se refería claramente a la comunidad romaní y en el que abiertamente se decía que los gitanos procedentes de Rumanía y Bulgaria debían de ser expulsados inmediatamente. Hemos llevado al estado francés a los tribunales por dos cuestiones. Una se refiere a las expulsiones, por ejercer una política discriminatoria y la otra se refiere a la discriminación de sus propios ciudadanos. Porque los nómadas de Francia son ciudadanos franceses, pero no tiene derecho a voto. Su derecho a la participación política está completamente excluido. Es decir, no tienen derecho a elegir ni ser elegidos, a participar políticamente en la sociedad.

Son tratados como extranjeros, sin derechos de ciudadanía.

R.R. De hecho, la razón que aducen para que no puedan participar es que carecen de una dirección fija, lo que es un completo sinsentido. Si hubiera un deseo de conceder el derecho a voto a estas personas, la dirección permanente carecería de importancia. Tienen documentación, un documento de identidad. Y hay otra cuestión. Estas personas viajan por el país y se asientan en las áreas preparadas especialmente para ello, lugares acondicinados por los municipios y que han de tener servicios como electricidad, agua corriente, etc. que el usuario ha de pagar. Pues cada vez que llegan a un lugar tienen la obligación de presentarse a la policía local e inscribirse. Les sellan su carnet de circulación, etc. Es un trato digno de la Edad Media.

Y una manera de criminalizarlos. Transmite la idea de que han de ser controlados por la policía.

R.R. Exactamente. Todo ello fue un argumento de gran peso para nosotros para presentar una denuncia contra Francia bajo la Carta Social Europea. Y de hecho para advertir a otros países de que no pueden tratar a la comunidad romaní tan mal como les gustaría. Es una pena que los países no tomen en cuenta las necesidades de la comunidad gitana ni los beneficios que se obtendrían si estas personas fueran incluidas en la sociedad. No son capaces de ver que son sus conciudadanos, poseen sus pasaportes nacionales.

¿Cuál es la situación en otros países de Europa?

R.R. Estoy completamente de acuerdo en que no se puede generalizar y hablar de una comunidad homogénea. Existen muchos motivos para ello. El primero es la constitución política del país donde viven, su historia, las condiciones que han tenido en el pasado y las actuales. Por ejemplo, entre los romaníes de los países de la ex-Yugoslavia verás que el grado de titulaciones en enseñanza media y superior es muchísimo más alto que entre la población gitana del resto de Europa. En concreto, esto se debe a que en la antigua Yugoslavia la etnicidad no era un problema porque el ser yugoslavo era una fortísimo elemento identitario y la etnia era algo secundario. Esto no quiere decir que no existiera discriminación, pero estaría tan oculta que ni los mismos romaníes eran capaces de reconocerla. Las minorías dentro dela federación no eran un problema para la población. Eran innumerables las parejas mixtas de romaníes y no gitanos. Pero en el momento en que la situación política se empieza a tensar y la economía comienza a pasar por dificultades, de repente todo el mundo necesita un chivo expiatorio y es cuando se mira hacia los inmigrantes, los gitanos, etc.

¿A qué te refieres cuando afirmas que los romaníes viven en un sistema de apartheid en Europa y abogas por tomar ejemplo de la filosofía y práctica de Martin Luther King?

R.R. De alguna manera trato de comparar la situación que vivían los negros americanos y los romaníes en Europa en la actualidad. Lo que le ocurre ahora al Pueblo gitano es lo que le pasaba a la población negra en EEUU. El hecho de que los negros no pudieran coger el mismo bus que los blancos, acceder a los mismos bares, clubs, piscinas, etc. es lo que le ocurre a la población gitana hoy día en Europa.

¿Se puede generalizar sobre esto? ¿Existe una legislación específica como ocurría entonces en EEUU?

R.R. Obviamente la diferencia es que en EEUU había leyes escritas, mientras que en Europa no las hay, pero existen las prácticas. Hay casos de personas de origen gitano a las que no se ha permitido acceder a una piscina simplemente por serlo y las personas de la entrada no han ocultado el hecho. Los motivos por los que escribí el artículo donde afirmaba que los romaníes europeos deberíamos de fijarnos en MLK eran dos. Por un lado, iniciar un debate dentro de la comunidad y pensar si debíamos de seguir los mismos pasos que el Dr. King para conseguir nuestros derechos. El otro, ver si a la comunidad negra en EEUU le apetecería compartir su experiencia con nosotros. Creo que tenemos mucho que aprender de ellos.

Hablas de autoorganización

R.R. Ése es el objetivo del Forum, reunir a las organizaciones romaníes y trabajar conjuntamente para mejorar la situación. Se trataría de encontrar una manera con la que la comunidad gitana pueda negociar en igualdad de condiciones para conseguir sus derechos. No sé si lo lograremos porque para tener la posibilidad de negociar con los gobiernos necesitas esa condición y además has de tener un respaldo de tu Estado de origen. Por ejemplo, ante un problema, la minoría española en Grecia tendría el respaldo del Estado español. Eso no ocurre con la población gitana. No tienen su propio Estado.

¿Entonces, su identidad romaní prevalece al margen del país en el que vivan?

R.R. Dentro de la comunidad gitana nunca ha existido el debate sobre la necesidad de crear un Estado, no creo que ése sea su deseo. Creo que están unidos al país en el que viven y que son felices así. Ese nacionalismo no existe en la comunidad. El Estado de origen sería una ayuda para la comunidad a la hora de conseguir derechos. Pero no lo tenemos. Y como minoría tampoco estamos en la misma posición puesto que no somos económicamente poderosos. Falta mucho tiempo hasta que consigamos alcanzar el punto donde la mayoría tendrá interés por saber más sobre las comunidades minoritarias.

¿Cómo se logrará eso?

R.R. Cuando Bulgaria y Rumanía se incorporaron a la UE, desde el Forum planteamos que se daría una inmigración de romaníes en busca de mejores condiciones de vida. Tratamos de discutir el tema con Italia, en primer lugar, porque veíamos que sería el primer país de destino, pero nadie lo tomó en serio. Cuando llegaron, lo único que hizo el gobierno fue empeorar la situación y tratar de expulsarlos, hubo campamentos incendiados y muertos. Optaron por eso en vez de preparar la acogida, aprovechar la oportunidad para hacer ver a los gobiernos rumano y búlgaro, a la UE en general que cada país debería de hacer sus deberes antes de convertirse en miembro de la Unión. Lo mismo ocurre con los romaníes que emigran a Canadá. Vemos que el Estado reacciona de la misma manera, lo que es un error porque Canadá debería de presionar a Europa para que mejoren las condiciones de vida de sus ciudadanos.

No se puede olvidar que la migración dentro de las fronteras de la UE es algo muy normal, los ciudadanos de los Estados miembros tiene derecho a la libre circulación si deciden emigrar en busca de una vida mejor. La comunidad romaní no es mayor que la no gitana, pero la cuestión es que la primera es muchísimo más visible.

¿A qué clase de visibilidad te refieres?

R.R. Para empezar no tiene la misma posición de salida puesto que los gitanos pobres de un país tratan de emigrar sin el dinero suficiente, por lo que tratarán de beneficiarse de las ayudas sociales que el país receptor facilita. Los no gitanos normalmente disponen de dinero para viajar y costearse el alojamiento de un par de meses hasta que consiguen un empleo. Es una gran diferencia. Y a eso hemos de añadir el nivel de educación. Los no gitanos son más competentes para el mercado laboral comparado a los gitanos. Lo que desde el Forum consideramos importante es ver si los países de origen están mejorando las condiciones de vida de la población. Como organización no animamos a la gente a emigrar, pero si sus condiciones de vida son miserables y padecen discriminación es lo más normal que se vayan.

Emigrar es uno de los derechos humanos

R.R. Y es otra cuestión que los Estados no tienen ningún interés en reconocer y entender.

¿Cómo valoras las políticas europeas y programas que se están implementando? ¿Dan resultado?

R.R. Lo resumiría con que tenemos el dinero pero no voluntad política para mejorar la situación y éste es el factor crucial. La Comisión europea dice que dispone de mucho dinero a través de los fondos estructurales, lo cual debería repercutir en la comunidad gitana y permitir a las autoridades locales mejorar sus condiciones. Pero la realidad es que estos fondos apenas se utilizan, simplemente porque las autoridades locales no desean cambiar la situación actual porque saben que en las siguientes elecciones perderían el apoyo de la mayoría. Les resulta más sencillo y beneficioso expulsar a los gitanos y hacer ver a la mayoría que los romaníes no tienen nuestro apoyo y que no son bienvenidos. Por eso la tendencia en la UE es que suba la extrema derecha. Pero existe la posibilidad de mejorar la situación. Si los gobiernos locales solicitaran los fondos estructurales y los invirtieran en mejorar las condiciones de toda la población en general y tras ello hicieran una campaña en positivo para mostrar que los fondos para mejorar la calidad de vida de los romaníes benefician a toda la comunidad.

¿Así que nada de programas especiales para la población gitana?

R.R. Desde el Forum lo decimos claramente. No pedimos derechos ni trato especiales.

¿No hay momentos en que es necesaria la discriminación positiva?

R.R. Personalmente creo que la discriminación positiva sólo aporta algún cambio cuando se aplica durante un periodo limitado. Debería ser una medida para llenar el hueco entre la minoría y la mayoría, pero en este caso no puedes beneficiarte de las medidas porque la brecha es demasiado grande. No creo que debiéramos reivindicar derechos especiales sino generalizar e incorporar a la sociedad mayoritaria las cuestiones gitanas. Siempre manteniendo las especificidades de la comunidad. Ser parte de la mayoría no debería significar asimilación.

¿Estratégicamente, cuál es el principal interés del Forum?

R.R. Desde el Forum queremos organizar la comunidad a nivel nacional y fomentar el diálogo entre ambas comunidades. La mayoría de los estereotipos y prejuicios se deben a la falta de conocimiento. La mayoría de la sociedad está desinformada y los medios tienen una gran responsabilidad en ello.

¿Cómo?

R.R. Implicando a la población romaní desde el momento en que el gobierno muestre la voluntad de mejora. Todos los planes y actividades promovidos se hicieron sin incorporar a los romaníes y si no me incluyes, no puedes esperar que asuma una responsabilidad. Si colaboro desde el principio y creamos juntos el proyecto será muy distinto porque también yo querré que sea exitoso. No quiero ser consultado, quiero participar.

¿Cómo te imaginas la convivencia?

R.R. Europa debería acoger las diferencias y no verlas como un obstáculo a la hora de implementar los derechos humanos de las personas que viven en sus Estados miembros. Ser diferente no significa que no eres útil para la comunidad. Al contrario, creo que deberíamos de aprender de las diferencias, estar orgullosos de ello y ver cómo convertirlas en una ventaja. Animaría sobre todo a quienes componen la sociedad mayoritaria a informarse más, conocer y no temer. Creo que es algo humano el tener prejuicios sobre algo que no conocemos, todos los tenemos, el problema surge cuando estos prejuicios y estereotipos determinan el destino y el futuro de una comunidad. Algo que no debería ser tolerado ni aceptado.

175x175bb

Agenda 2017

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65