No hay humanidad

En la segunda semana de julio, en sólo cinco días hemos asistido al drama de dos embarcaciones llegadas a las costas española, en las que varias decenas de personas fallecieron, bien a la llegada, o a las que habían arrojado, ya muertas, al mar. En varios de los casos se trataba de niños. Los comentarios de horror y de compasión han sido la norma. Incluso el presidente del gobierno y varios ministros han declarado sentirse desgarrados.
Pues bien, esas mismas autoridades, van a expulsar a todos las personas supervivientes, acabando así de cerrar el círculo de su desgracia. Y no es por aplicar la ley. No. La ley contempla la posibilidad de regularizar a las personas “por razones humanitarias”. Incluso un delegado del gobierno dijo que, en este caso, iban a considerar aplicar tal posibilidad. Pues no. Se ha impuesto el criterio de “firmeza”, al decir del gobierno. El criterio de crueldad. Si en este caso no existen razones humanitarias, lo que eso quiere decir, es que quienes tienen que decidirlo no actúan con criterios de humanidad.
Y si esas personas se resisten a ser expulsadas, serán contundentemente esposadas, o inmovilizadas por cualquiera de los expeditivos procedimientos aprobados el pasado año por este gobierno. Entre tanto, la preocupación fundamental de este gobierno sigue siendo que los países africanos hagan de carceleros de sus propios ciudadanos, impidiéndoles salir de sus países o deteniendo y expulsando a quienes transitan por ellos con la intención de llegar a Europa. Y por supuesto, siguen cerradas las vías para la emigración con permiso.
Europa pretende huir de su corresponsabilidad en este drama. Por el contrario, aprueban nuevas medidas de encierro y expulsión, como la tristemente famosa Directiva de la vergüenza, rechazada por el grueso de parlamentarios socialistas europeos pero no por los de este Gobierno, que ha sido uno de sus patrocinadores. ¿Hasta dónde se quiere llegar? Las medidas racistas adoptadas por el gobierno italiano para con los gitanos rumanos hubieran sido impensables unos años atrás. Pero se ha perdido toda vergüenza. Cada día se aprueban nuevas medidas que en el pasado formaban parte de los programas de la extrema derecha. La “Francia para los franceses” de Le Pen se ha cambiado por la “España para los españoles” o “Europa para los europeos”, asumidos por la mayoría de las fuerzas políticas, y a partir de ese enunciado van todas las medidas. Y sólo admitiremos a quienes nos sirvan para nuestra economía y, además, los elegiremos.
El gobierno español ya ha dicho que va a modificar, nuevamente, la Ley de Extranjería y ampliar el período de encierro en los Centros de Internamiento. Que sepa que va a contar con la oposición de quienes no estamos dispuestos a colaborar con unas políticas que obvian lo más elemental: que quienes llegan hasta Europa para ganarse la vida y tener un futuro son personas y han de ser tratadas como tales, con todos sus derechos.

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65