¿ Metecos o ciudadanos?

A veces resulta francamente difícil entender a la clase política.
Pensábamos que las encuestas eran decisivas a la hora de tomar sus decisiones. Pues va a ser que no, porque aunque la mayoría de personas encuestadas muestra su acuerdo con que el derecho a elegir y ser elegible en las elecciones municipales incluya a las personas inmigrantes que viven y trabajan aquí, los políticos no están por la labor.
Les oímos decir que hay que conseguir una sociedad integrada, y excluyen a una parte de la misma del ejercicio de los derechos políticos.
Proclaman la superioridad de la cultura occidental por su reconocimiento universal de Derechos Humanos, y se inventan el mecanismo de la “reciprocidad” (atípico en Europa) que condiciona el derecho de voto al lugar de origen.
Critican a los países donde no existen instituciones democráticas representativas, y penalizan a quienes provienen de dichos países, que nunca podrán aspirar a la famosa “reciprocidad”.
Estar integrado en un sistema social implica adquirir interdependencia dentro del mismo, e implica tener los mismos derechos y oportunidades que cualquiera de las personas con las que se interactúa socialmente.
El grado de integración tiene que ver con el estatuto cívico, con los derechos y obligaciones que se tienen en el conjunto social. Y ¿no es cierto que el estatuto cívico de una persona extranjera extracomunitaria que depende de un permiso para poder trabajar y vivir legalmente, y está excluida de los derechos políticos, se parece más al de un meteco que al de un ciudadano?

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65