Melilla y Ceuta. La construcción de la noticia en la prensa

Melilla y Ceuta. La construcción de la noticia en la prensa.

Peio M. Aierbe
Mugak. SOS Arrazakeria

Los intentos de un considerable número de inmigrantes por saltar la valla fronteriza de Melilla y Ceuta para acceder a España han sido reflejados en los medios recurriendo a todo tipo de metáforas, cuya resultante arroja una imagen que tiene muy poco que ver con la realidad pero que es muy expresiva de cómo se abordan determinadas cuestiones migratorias y de qué concepción tienen de la misma las empresas mediáticas. Expongo a continuación una pequeña parte de un extenso trabajo sobre esta cuestión, basado en el análisis de los diarios a partir del 27 de agosto, que es cuando se inicia el actual ciclo de acontecimientos, hasta el 9 de octubre.
Ese primer día los titulares dan cuenta de la noticia de una forma bastante aséptica y, en general, equilibrada: La Guardia Civil frena con material antidisturbios la entrada en Melilla de 250 inmigrantes (ABC), La Guardia Civil impide la entrada de 250 inmigrantes ilegales en Melilla (El Mundo), La Guardia Civil frena una entrada masiva de inmigrantes en Melilla (El País), Unos 250 africanos intentan saltar la valla que rodea Melilla (El Periódico de Cataluña).

Al asalto

Sin embargo, en el cuerpo de la noticia empiezan a aparecer las metáforas sobre “sucesivas oleadas”, “avalanchas”, “asaltos”, destacando la crónica de El País de ese día, donde leemos: “fue un ejemplo de estrategia militar”, “utilizan tácticas militares”, “utilizan la llamada de los almuédanos a la oración para lanzar a sus compañeros al asalto”, “cuando el cuerno sonó, un ejército de subsaharianos salió de la vegetación; en ristre llevaban más de 100 escaleras … y comenzó la batalla. Fue como un asalto medieval”. Y al día siguiente insistía en la idea recurriendo, en esta ocasión, al delegado del gobierno “No descartamos que entre ellos haya milicianos de las muchas guerras que sufre África”.
Esta descripción es muy significativa. No se trata de un simple recurso literario del autor sino que muestra una percepción que encontraremos a lo largo del mes y medio de prensa analizada: la concepción de España (y por extensión la Unión Europea) como una fortaleza asediada, que hay que proteger del asalto de oleadas masivas de pobres (africanos, en particular) recurriendo para ello a los medios precisos, bien sean materiales (más vallas, más altas y con más medios de control), humanos (más policía, e incluso el ejército), o de cooperación internacional (llamando en nuestra ayuda a la UE, a Marruecos y a su ejército) ante una situación que se califica de emergencia y de uno de los problemas más serios que enfrenta España. Éste es el discurso y la visión prácticamente unánimes. Las discrepancias aparecen, por una parte, de la mano del juego político de los partidos y, por otra, del acercamiento mayor o menor que la mayoría de periodistas intenta hacia los auténticos dramas humanos que portan las personas protagonistas de esta historia.
Ya el segundo día los periódicos empiezan a llevar a titulares su particular versión ideologizada de los acontecimientos y así nos hablan de “avalanchas”, “oleadas”, “guardia civiles heridos”, del “asalto a la valla”, del “asalto masivo a la frontera” y ya, puestos, El País lleva a titulares, el día 31, el “asalto a Melilla”. La diferencia entre “saltar” y “asaltar” va más allá de una simple vocal. El sentido cambia completamente y no es un problema de mal uso del idioma (quienes escriben son profesionales de la pluma y el idioma es su herramienta). Saltar la valla, franquearla, entrar ilegalmente… no tiene nada que ver con asaltar. No hace falta recurrir al diccionario para entender que las connotaciones que tiene la palabra asaltar son muy distintas a lo que están intentando hacer las personas inmigrantes citadas, esto es, entrar como sea a la UE para poder trabajar y conseguir así medios de subsistencia para sí y para sus familias. Y no digamos ya, si lo que asaltan no es ya una valla, sino la ciudad como tal, Melilla. Está claro que, así presentados los acontecimientos, todas las luces rojas se encienden.
Este clima creado, va abonando el terreno para legitimar la intervención del ejército, y cuando ésta se produce, el 29 de septiembre, se apuntala definitivamente la imagen de estar ante un problema bélico, tal y como lo reflejan los titulares y fotos de esos días, o diversas crónicas como la de El Diario vasco, del 1 de octubre, que se inicia con “la operación de guerra a este lado de la valla corta la respiración”.

Las cifras

La utilización de cifras, algo que tanto gusta a los medios, no refleja para nada la importancia cuantitativa de los acontecimientos. Hablamos de unos miles de personas, que al parecer vendrían a saturar nuestros países, cuando resulta que en dos o tres días entran, por puertos y aeropuertos, esa misma cifra total de personas que acaban quedándose en nuestro país pese a no disponer de permiso de residencia. Estos días también hemos visto cómo se inflaban las cifras por el procedimiento de identificar intentos de salto de la valla, con número de inmigrantes, cuando la propia guardia civil, que es la fuente consultada, insiste en que las mismas personas intentan el salto repetidas veces. Es lo que hace El Mundo, el 29 de septiembre al dar cuenta de que “más de 12.000 inmigrantes han intentado saltar la valla”. Desde ese ángulo de las cifras, que tanto explotan las referencias periodísticas, el número de personas que acceden a Melilla y Ceuta es completamente marginal. Pese a ello, la sobredimensión que se ha dado a estos hechos podemos verla en El Mundo, que ya el 31 de Agosto en su editorial y bajo el título de “Melilla, ante las oleadas de inmigrantes” afirma que “los inmigrantes ahora lanzan ataques masivos” y al cabo de un mes, el 30 de septiembre, los denominará como “uno de los problemas más serios que tiene España”.

Responsabilidades

En lo que hace a la actuación inmediata en la frontera, los relatos de los primeros días, ponen el acento en la impecable actuación de la Guardia Civil. Si, pese a todo, hay heridos lo son a consecuencia de caerse de las escaleras, siendo inmediatamente atendidos por la guardia civil, que haría honor así a su nombre de benemérita. Incluso si ya el primer día (el 29 de agosto) un inmigrante es encontrado muerto al pie de la valla, ninguna responsabilidad les es atribuible, limitándose a las versiones oficiales. Tienen que ser diversas asociaciones (Médicos sin fronteras, Prodein, SOS Racismo, Apdha), quienes den el paso de ponerse en contacto directo con las personas represaliadas y aporten los datos y pruebas que acaban cuestionando, con toda rotundidad, la credibilidad de las fuentes oficiales y muestren los estragos de la utilización, por parte de la guardia civil, de pelotas de goma, porras y demás material represivo. Aun así, cuando el 15 de septiembre muere un tercer inmigrante, en el hospital de Melilla, con la tráquea destrozada, la “curiosísima” versión oficial según la cual dicha persona había sido encontrada así, por un inmigrante, en un pueblo de Marruecos y, en esas condiciones, había sido capaz de caminar hasta la frontera de Melilla, donde le habían abierto la valla, recogido y hospitalizado, ni siquiera es cuestionada inicialmente por la prensa, teniendo en cuenta, además, que dicho inmigrante había sido hospitalizado tras una carga con uso de pelotas de goma. Nuevamente correspondió a las asociaciones cuestionar la versión oficial. Cierto es que a lo largo de este mes y medio, la prensa también recoge las versiones que apuntan a una actuación por parte de la guardia civil contraria a la legislación vigente y a los derechos de quienes intentan salta la valla, pero del conjunto del periodo se desprende claramente una tendencia a presentar dicha actuación como actos puntuales, que es a lo más que llega también la versión oficial, cuando tiene que enfrentarse a hechos incontestables, como por ejemplo, la repetida agresión que ofreció Tele5 de un guardia civil a un inmigrante tirado en el suelo y que no ofrece ningún tipo de resistencia.
En cuanto a la responsabilidad más de fondo, lo que se destaca por encima de todo es la versión (también de buena parte de la clase política) apuntando a Marruecos, que sería responsable de lo que está ocurriendo y a quien se exige que “resuelva” el problema. Apenas se da un hueco marginal a la sistemática violación de derechos fundamentales por parte de Marruecos, tanto de su sistema judicial y penitenciario como de sus cuerpos policiales y militares, sistemáticamente denunciada por numerosas asociaciones. Lo que destaca es un clamor unánime de exigir a Marruecos (pese a que éste afirma haber detenido en lo que va de año a 23.000 inmigrantes y alegar que es un problema que no depende de su actuación) que actúe y que lo haga con más contundencia que hasta el momento presente. Los diarios hacen propia esta exigencia de buena parte de la clase política, llevándolo a posición editorial sin que se condicione al respeto de los Derechos Humanos o del derecho de asilo por parte de Marruecos. Dicha presión surtirá efecto y Marruecos recurrirá inclusive al ejército, matando a balazos a cinco inmigrantes en Ceuta el 2 de octubre y a otros seis en Melilla, cuatro días después (además de numerosos heridos de bala y otras muchas lesiones).
Curiosamente, se achaca a Marruecos que quiere aprovecharse de la situación para obtener contrapartidas económicas de la UE y a renglón seguido abundan las manifestaciones de políticos y editoriales reclamando que se tenga en cuenta a la hora del reparto de fondos de la UE.

El juego de los políticos (que no de la política)

En este conflicto se reproduce también, cómo no, la guerra de trincheras de los políticos que encuentran munición abundante para ello. Destaca la atribución sistemática, tanto por parte de fuerzas políticas como de posicionamientos editoriales, de la responsabilidad por estos acontecimientos a la reciente regularización de inmigrantes y la demanda de modificar aún más restrictivamente la legislación de extranjería, para suprimir algunas de las garantías que en ella se contemplan a la hora de expulsar inmigrantes exigiendo la posibilidad de devolución sumaria a las fuerzas policiales marroquíes.

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65