Encierros de inmigrantes en Barcelona

Encierros de inmigrantes en Barcelona

Barcelona viene siendo, en los últimos tiempos, el lugar donde más envergadura y contundencia reviste la movilización protagonizada por inmigrantes sin papeles en demanda de vías para regularizar su situación. La concentración de población inmigrante sin permiso de residencia y de trabajo es sin duda uno de los motivos para ello, así como la dedicación a esa tarea de organización y movilización por parte de diversos colectivos políticos y ciudadanos. El carácter radical de estas organizaciones es motivo de crítica por parte del grueso del abanico político y sindical, tratando de ocultar que si esto es así se debe, en buena medida, al abandono total por su parte de las miles de personas inmigrantes para quienes están totalmente cerradas las vías de acceso regular a la documentación.
También resulta cíclica la aparición, en esos momentos de movilización, de diversos colectivos de inmigrantes que hacen declaraciones criticando dichas movilizaciones y abogando por recurrir a la vía del diálogo y la negociación. Esto, que podía ser una manifestación lógica de los diversos puntos de vistas existentes en todas partes, y también entre los colectivos de inmigrantes, tiene una particularidad y es que suelen también manifestar, explícitamente, que una parte mayoritaria de esas personas tienen que abandonar toda esperanza de resolver su situación, lo cual resulta inadmisible, no sólo para las personas afectadas sino para una parte considerable de los movimientos de solidaridad con ellas.
Como también se muestra, cíclicamente, la transformación que sufre la clase política cuando deja de estar en la oposición y pisa moqueta. El precedente más cercano a las actuales movilizaciones lo tenemos en los encierros que en el primer trimestre de 2001 tuvieron lugar en varias ciudades del Estado español en reivindicación de papeles para todos y todas. En el caso de Barcelona, que también en esa ocasión fue pionera, el encierro y huelga de hambre se desarrolló a lo largo de 47 días en diez iglesias. Pues bien, en aquella ocasión, el PSC calificó los encierros de “drama social” y culpó al PP y CiU por hacer posible la aprobación de la Ley de Extranjería. El entonces candidato a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall, conminó al jefe del Ejecutivo catalán, Jordi Pujol, a que visitara a los inmigrantes encerrados en la Iglesia del Pi y les expresara su solidaridad advirtiéndole que, si no lo hacía, lo haría él en su nombre. El todavía alcalde de Barcelona Joan Clos, declaró que, de no ostentar la máxima representación municipal, él secundaría la protesta encerrándose con las personas en situación irregular. Por su parte, el actual presidente de Iniciativa per Catalunya y conseller en el tripartito catalán, Joan Saura, participó, al igual que el dirigente republicano, Jordi Portabella, entre otros cargos, en manifestaciones de apoyo a las acciones de protesta de los inmigrantes que ahora se han reeditado. En cambio, en esta ocasión…
Quienes se han implicado en hacer de motor de estas movilizaciones representan un espectro político y asociativo similar al de hace cuatro años, en esta ocasión a partir de la plataforma denominada Asamblea para la Regularización Sin Condiciones. Una particularidad es que en esta ocasión han negociado y conseguido que les cedan los locales donde realizan los encierros. En algunos casos mediante el compromiso de abandonarlos al cabo de una semana.

Datos de los encierros

Cuando se cumplía el primer mes desde que se abrió el proceso de regularización, y era constatable las limitaciones que se había denunciado de dicho proceso, los días 11, 12 y 13 de marzo, más de 500 inmigrantes se encerraron en Barcelona y Santa Coloma de Gramenet. Fue una forma de visibilizar que un número considerable de inmigrantes ni siquiera podía aspirar a presentar la solicitud de regularización, así como su determinación a hacerse visibles para reclamarlo. Esta movilización ponía rostro y nombres a unas demandas de revisión de dicho proceso que surgían de múltiples actores, en particular del movimiento asociativo que trabaja con inmigrantes.
Un mes más tarde, los encierros cobraron más amplitud y duración. El 2 de abril, tras concentrarse en la plaza de la Universitat de Barcelona, y manifestarse en número superior al millar, a convocatoria de la Asamblea por la Regularización Sin Condiciones, varios centenares de inmigrantes inician los encierros. A los pocos días son ya unos 500 los inmigrantes encerrados, y 450 de ellos una huelga de hambre, en 11 locales de Barcelona, Santa Coloma de Gramenet, L’Hospitalet de Llobregat, Sant Vicenç dels Horts y Terrasa. Provienen de Senegal, Pakistán, India, Bangla Desh, Marruecos, Túnez, Argelia y Bulgaria. El día 12, 25 mujeres inmigrantes iniciaban un encierro abierto en la Casa de la Reconciliación, en L’Hospitalet de Llobregat. Este encierro era, a diferencia del de los hombres, de régimen abierto: durante el día podían salir del local para cuidar a sus hijos y trabajar, regresando a la noche para dormir. Proceden de Suramérica, Marruecos, Pakistán, Angola y Europa del Este, junto a catalanas y comunitarias, y no hacían huelga de hambre.

Demandas que vienen planteándose desde el inicio de estas movilizaciones:

1.Que se acepte cualquier documento acreditativo de estancia en el país, y no únicamente el padrón.

2.Poder acceder al permiso de residencia sin el requisito del contrato de trabajo.

3.Que se amplíe el plazo de la regularización.

4.No tener que presentar el certificado de penales.

5.La renovación de todas las solicitudes denegadas, ya que personas han perdido sus derechos después de muchos años viviendo y cotizando en este país.

6.Regularización inmediata y sin condiciones para los menores de edad.

En el transcurso de los encierros se produjeron varias detenciones de inmigrantes sin papeles que fueron llevados al Centro de Internamiento para Extranjeros de La Verneda, abriendo a varios de ellos expedientes de expulsión.

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65