Reino Unido: injusticia étnica

Reino Unido: Injusticia étnica
Los negros y asiáticos son objeto de más registros que nunca

[Este artículo se publicó en el boletín de Statewatch vol. 14 n. 3/4, de mayo-julio 2004]
Traducción

En julio, el Ministerio del Interior publicó las Statistics on Race and the Criminal Justice System (Estadísticas sobre raza y el sistema de justicia penal) para el año 2003. Éstas forman parte de una serie de estadísticas que el Ministerio del Interior está obligado a publicar, entre otras razones, para que las personas que trabajan en el sistema de justicia penal puedan “evitar discriminar a cualquier persona por motivos de raza o género o por cualquier otro motivo indebido”. La fecha programada para la publicación del informe era marzo pero se retrasó, posiblemente debido a la muy controvertida naturaleza de algunas de las estadísticas, que sugieren que la población que no es blanca está siendo objeto de un uso desproporcionado de los poderes de stop and search [registros, la facultad concedida a la policía para parar y registrar a una persona].
El informe aborda todas las etapas en el sistema de justicia penal pero en este caso, sólo nos centraremos en el uso de los poderes de stop and search (registro). Existen tres poderes de este tipo sobre los que se publican estadísticas. En primer lugar, la policía puede “parar y registrar” personas y vehículos bajo el Police and Criminal Evidence Act (PACE, Ley de policía y pruebas penales) de 1984. Segundo, pueden ejercer la facultad de “parar y registrar” bajo las secciones 44(1) y 44(2) del Terrorism Act (Ley antiterrorista) de 2000, que les otorga el poder de “parar y registrar” personas y vehículos aún sin tener ninguna sospecha en zonas [designadas como] “autorizadas”. Toda la ciudad de Londres ha sido permanentemente designada como lugar en estado de peligro, y por ende el uso de este poder está autorizado en cualquier zona de la ciudad. En tercer lugar, la policía puede “parar y registrar” personas bajo la sección 60 del Criminal Justice and Public Order Act (Ley de justicia penal y orden público) de 1994, que permite a un policía la realización de registros “en previsión de [actos de] violencia”, durante un plazo máximo de 24 horas.
El pasado diciembre, se publicaron las estadísticas para 2002/3 sobre el uso de estos poderes, que fueron analizadas en Statewatch. (vol. 13 n. 6), sin incluir un desglose de estas cifras en base a los diferentes grupos étnicos.

Poder bajo la Sección 1 de PACE

Desde el año 1996/7, las estadísticas sobre el uso de los poderes otorgados por el PACE se publican anualmente e indican las tendencias en el número de stop and searches llevados a cabo por la policía desde 1996/97 a 2002/3, para las diferentes minorías étnicas. Está claro que la investigación MacPherson, establecida en 1997 con el objetivo de examinar la investigación policial de la muerte de Stephen Lawrence, asesinado en un ataque racista en abril de 1993, tuvo un efecto drámatico en la reducción del número de registros para todos los grupos. MacPherson acusó a la Metropolitan police de incompetencia, de indolencia, y de “racismo institucional”. El impacto se produjo tras el comienzo de la investigación en julio de 1997 pero no tuvo una larga duración, ya que el número de registros volvió nuevamente a aumentar a partir de 1999/2000. Hoy, las cifras son las más altas que se han registrado jamás. El patrón fue algo diferente para la comunidad asiática. El aumento inicial fue mucho menos marcado, después empezó a bajar desde 1997/98 hasta 2000/01, en que empezó a subir. Al igual que en el caso de la comunidad negra, hoy en día las cifras relativas a los stop and searches son más altas que nunca. Existen unas diferencias muy importantes entre las distintas fuerzas de policía. La Tabla 1 muestra el número de registros por cada 1.000 personas de las poblaciones respectivas en 2001/02 y 2002/03. Como se puede apreciar, el índice para la población blanca ha crecido de 14 a 16 por cada 1.000 personas, mientras que este índice ha subido de 67 a 92 por 1.000 para la población negra. Para la población asiática, el índice ha aumentado de 20 a 27 por 1.000. Entonces, en 2002/03, era seis veces más probable que registraran una persona negra que una persona blanca. La probabilidad de que una persona asiática fuera objeto de un registro era [casi] el doble que para una persona blanca.

Tabla 1: Total de registros bajo el PACE por 1.000 personas, de 2001/02 a 2002/03

Aspecto étnico 2001/02 2002/03
Blanco 14 16
Negro 67 92
Asiático 20 27

Estos datos disfrazan las importantes diferencias que existen entre las distintas fuerzas de policía en el uso de este poder otorgado por el PACE. En 2002/03 la policía de Merseyside (Liverpool) registró 168 personas negras de cada 1.000 que viven en su región de competencia; la policía del South Yorkshire (Barnsley) registró a 147 personas negras de cada 1.000; para la Metropolitan police (Londres) el índice fue de 114 de cada 1,000; y para la policía de Cleveland (Middlesborough) fue de 102 de cada 1.000. Por contraste, las fuerzas de policía de Durham (Durham), Humberside (Kingston upon Hull) y Lincolnshire (Lincoln) registraron a menos de 15 personas negras de cada 1,000. En suma, la comparación resulta pasmosa, ya que la policía de Merseyside registró a 15 veces más personas negras por cabeza de la población que la policía del Lincolnshire. A pesar de que este índice fue menor para los asiáticos y hubo menos diferencias entre las distintas fuerzas de policía, la Metropolitan police registró a 39 personas de cada 1.000 de aspecto asiático, una cifra superior al índice de registros para las personas blancas efectuados por cualquier fuerza de policía en Inglaterra o Gales.
En el informe, también se recogen datos sobre el número de personas detenidas a raíz del uso del poder de registro bajo el PACE. En 2002/03, el porcentaje de detenciones para personas asiáticas o blancas fue del 13%, y en comparación el porcentaje es del 16% para las personas negras. Sin embargo, hay que tratar estas cifras con cuidado, ya que no se proporciona información sobre las circunstancias que llevaron a la detención –por ejemplo, podría haber casos en los que se detiene a una persona por razones que no tienen nada que ver con la sospecha inicial que dio lugar al registro, y que podrían haber surgido como consecuencia de la forma en que se realizó el registro. Además, no se incluye información sobre lo que pasó tras la detención. Normalmente, una gran proporción de estas personas son puestas en libertad sin que se tomen más medidas en su contra.

La Sección 44 del Terrorism Act *

El aumento en el uso de los poderes de registro otorgados bajo la sección 44 del Terrorism Act entre 2001/02 y 2002/03 ha sido dramático. En 2001/02, hubo 8.550 registros, una cifra que alcanzó los 21.577 en 2002/03 –es decir, una subida del 151%. Sin embargo, los datos para veintiuna de las fuerzas de policía indican que éstas no usaron estos poderes, y las fuerzas de policía de la City de Londres (el distrito financiero de la capital inglesa) y la Metropolitan police llevaron a cabo el 83% de todos los registros realizados bajo este concepto.

Como se desprende de los datos, el uso de estos poderes ha ido dirigido, de forma desproporcionada, a las poblaciones negra y asiática. El número de personas negras que han sido objeto de registros aumentó en un 229%, y esta subida fue del 285% para las personas asiáticas. Además, el número de personas cuyos datos étnicos no fueron indicados por la policía creció de forma masiva, en un 344%.
En 2001/02, menos del 3 por cien de las personas que fueron objeto de un registro fueron detenidas. Alrededor de 20 personas fueron detenidas en relación con el terrorismo, pero 169 fueron detenidos por otras razones. Es decir, este poder para combatir el terrorismo se emplea 8 veces más para detener personas relacionadas con crímenes que nada tienen que ver con terrorismo. En 2002/03 el porcentaje de las detenciones bajó a menos del 2% [en relación con el número de registros]. El número de detenciones relacionadas con el terrorismo ha descendido, y el número de detenciones por otras razones ha subido de 190, alcanzando 359. En la actualidad, las detenciones relacionadas con crímenes ordinarios alcanzan cifras veinte veces mayores que por terrorismo, bajo unos poderes introducidos específicamente para combatir la actividad terrorista.

Poder bajo la sección 60 del CJPO Act

También el número de registros realizados bajo los poderes otorgados a la policía por la sección 60 del CJPO Act aumentó dramáticamente entre 2000/01 y 2002/03. En total, este aumento ha sido del 171%, con unas diferencias importantes entre los aumentos registrados para los distintos grupos étnicos. Los registros de los que fueron objeto personas blancas subió en un 220%, y este aumento fue del 162% para las personas negras, del 71% para las personas asiáticas, y del 373% para la categoría “Otros”. Statewatch sugirió (vol. 13 n. 6) que la explicación más probable para esta enorme subida podría deberse a que algunas fuerzas de policía podrían estar contabilizando los registros realizados en concepto “antiterrorista” en la categoría de los registros realizados bajo la sección 60 del CJPO Act, antes que en la categoría de registros realizados bajo la sección 44 del Terrorism Act.
A la luz de esta práctica, un análisis conjunto del número de registros bajo ambos poderes por cada grupo étnico resulta revelador. Analizando las cifras correspondientes a cuatro fuerzas de policía que han empleado alguno o varios de estos poderes de forma extensiva, se puede observar que estos poderes, de forma conjunta, han sido empleados de forma desproporcionada en contra de la población no-blanca, particularmente la población negra. Las fuerzas de policía del West Midlands (Birmingham) y de Greater Manchester (Manchester) pararon y registraron a más de 45 personas negras de cada 1.000 miembros de la comunidad negra, y la policía del Hertfordshire (Hertford) paró y registró a 20 personas asiáticas de cada 1.000 miembros de la comunidad asiática. En términos de índices diferenciales, la policía de Greater Manchester paró y registró a 19 veces más personas negras que blancas, y la policía de Merseyside paró y registró a 15 veces más personas negras que blancas, en su aplicación de estos poderes.

Conclusiones

A lo largo de muchos años, Statewatch ha puesto de relieve el uso discriminatorio de los poderes de stop-and-search. A pesar del momentáneo declive en el uso de estos poderes en contra de las personas negras y asiáticas, que se produjo tras la puesta en marcha de la investigación MacPherson, en la actualidad el uso de estos poderes sigue aumentando. Además, se usan desproporcionadamente en contra de la población no-blanca. Inevitablemente, este uso desproporcionado de los poderes de stop and search está provocando la acumulación de un enorme resentimiento en el seno de la población no-blanca. Esta situación no contribuirá a mejorar las relaciones entre estas comunidades y la policía, y será contraproducente en lo referente a la obtención de información de buena calidad. Al mismo tiempo, podría estar sentando las bases de un recelo que podría llevar a graves desórdenes públicos. Parece que no se ha aprendido nada de las lecciones del pasado.

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65