¿Qué piensan algunos periodistas de la imagen de las minorías en los medios?

¿Qué piensan algunos periodistas de la imagen de las minorías en los medios?

Raúl Martínez Corcuera

Mugak y XenoMedia trabajan desde el año 2000 en un análisis sistemático de los medios de comunicación desde la perspectiva de la (re)presentación de las minorías étnicas y la realidad social diversa en la que nos movemos. En esta línea, han puesto en marcha una encuesta para interpretar el papel y las responsabilidades de las/los periodistas en la promoción de la sociedad intercultural y su opinión acerca de diferentes propuestas en la consecución de un trato periodístico equilibrado de la diversidad.
Los resultados destacan un interés limitado de los profesionales hacia temáticas vinculadas a estos ámbitos. Al mismo tiempo, se aprecia una visión homogénea y positiva pudiendo hablar de sensibilidad hacia la multiculturalidad como consecuencia del mero respeto a las minorías, sea por una consideración que se atenga a lo políticamente correcto, o sea desde una solidaridad militante. Sin embargo, los periodistas resaltan dificultades y condicionantes en la realización cotidiana de su trabajo.
Entre las y los encuestados se reconoce que, desde una aproximación general, las minorías étnicas y culturales y las cuestiones interculturales en los medios de comunicación vienen habitualmente representadas desde fórmulas y/o perspectivas poco o nada adecuadas en el 80% de los casos. El 20% restante supone que esta temática recibe un trato normalizado. En general, se reconoce una exagerada estigmatización de las minorías y un uso abusivo de lenguaje que vincula inmigración y conflicto aún en los casos en los que carece del mínimo valor informativo.
La encuesta busca conocer la opinión de los y las periodistas ante determinadas afirmaciones. La práctica totalidad de las respuestas coincide en reconocer una visión informativa que vincula el colectivo inmigrante con la criminalidad y los problemas sociales. Para la mitad de las y los encuestados es una situación extremadamente habitual. Con cifras que rondan el 90% responden que los medios caen en la mera presentación de las minorías como víctimas y sujetos pasivos de la información. La coincidencia es también muy alta cuando se les pregunta si, de forma consciente o inconsciente, los medios presentan las minorías preferentemente como elemento escénico y sin personalidad. Un 82% de las respuestas señalan que es una circunstancia muy o extremadamente habitual.
La encuesta buscaba conocer la consideración de los periodistas ante determinados proyectos trabajados con el objetivo de normalizar, es decir, presentar de manera profesional, rigurosa y equilibrada a los colectivos de minorías o con el objetivo de promover la relación entre representantes, colectivos o personas de minorías étnicas y el papel sociocultural jugado por los medios. En primer lugar se preguntaba por la opinión acerca de los manuales de estilo o las recomendaciones a periodistas en el tratamiento comunicativo de la diversidad. La práctica totalidad de las personas encuestadas han considerado muy adecuado el papel de estas recomendaciones. Un proyecto que propone cuidar el uso del lenguaje o refiere, por ejemplo, que ‘Nacionalidad, país de nacimiento, etnia, color o religión deben ser mencionados sólo cuando sean relevantes en la información’ o ‘Se ha de evitar el sensacionalismo exagerado que tiende a la alarma social’.
Se pregunta acerca de la (re)presentación como sujetos activos, como voces y fuentes informativas y se pregunta por iniciativas que promueven la especialización de periodistas en el tratamiento de la diversidad. Más del 70% de los profesionales encuestados califican como muy o sumamente adecuada y necesaria la especialización periodística en ámbitos de diversidad. Apenas el 14% consideran que es una propuesta nada o poco adecuada.
En la encuesta se observa la recuperación del reiterado discurso de las rutinas de producción y el escaso tiempo de realización como justificación de la ausencia de rigor informativo, la caída en el fácil estereotipo o, incluso, la ausencia de fuentes alternativas. En este sentido, se percibe una crítica generalizada a la pobre calidad periodística de los medios que se vincula a una caída en la espectacularización y el sensacionalismo y se relaciona con la propia explotación laboral de los profesionales de la comunicación.
En el mismo sentido se alude a la participación de las minorías como profesionales de la comunicación. Es la oportunidad de sentirse plenamente reflejado como ciudadano desde una efectiva participación social y la promoción de un sentimiento de pertenencia. Esta situación se consigue desde un necesario planteamiento transversal de la información y desde la participación profesional de minorías en los medios. En esta visión positiva coinciden las respuestas que consideran mayoritariamente que la inmigración y las minorías étnicas deben ser cuestiones abordadas desde una visión transversal (86.0%) frente a quienes señalan que debe tratarse de manera específica (14%).
El éxito de la participación de profesionales de minorías ha quedado patente en Holanda con diversos proyectos audiovisuales de carácter multicultural. Se ha trabajado con una joven presentadora de origen étnico minoritario que ha acabado convertida en una estrella mediática. La frase más reiterada incide en el agradecimiento por su trabajo entre una juventud de contexto étnico minoritario que, finalmente, se siente representada y parte de la realidad catódica. En este sentido coincide con la respuesta de la mayor parte de las encuestas. El resultado muestra que la integración de periodistas de minorías en los medios es considerada como una medida totalmente adecuada (42,8) o muy adecuada (28,5) y en menor cantidad como una propuesta poco o nada adecuada (10,8%).
Si hasta ahora podemos observar una coincidencia mayoritaria ante determinadas propuestas que pretenden vehicular relaciones adecuadas y tratamientos equilibrados entre las minorías y los periodistas, otros proyectos no reciben esta opinión homogénea. No hay unanimidad sobre la puesta en marcha de medios y/o programas realizados por y/o para minorías. Se reparten entre los que consideran que no es nada adecuado (14,2%) o poco adecuado (17,8%) y una mayoría que considera que es adecuado (14,3%), muy adecuado (32,1%) o totalmente adecuado (21,4%). Igualmente, la creación de premios que valoren el trato equilibrado de las minorías en los medios aparece calificada como una idea muy o totalmente adecuada en dos tercios de los casos y como poco adecuado en apenas un tercio.
La dialéctica ante los medios dirigidos a colectivos de minorías y realizados por los propios grupos genera diversidad de puntos de vista. La aparición de estos nuevos medios remite a la existencia de una amplia audiencia que no se identifica y/o no se siente representada en los medios, no encuentra sus puntos de vista, sus intereses u opiniones. Para otros, estos medios pueden implicar una desvinculación y una falta de integración social. Evidentemente, la participación y el sentimiento de autoreconocimiento en los medios puede ser una respuesta a esta diversidad de puntos de vista.
Dos preguntas de la encuesta cuestionan en torno a la ‘agenda de la diversidad’. Este proyecto implica el acceso de los periodistas a la identificación de fuentes informativas procedentes del mundo de la inmigración en tres ámbitos: asociaciones propias de inmigrantes, asociaciones de apoyo a la inmigración, o personas relevantes en el ámbito migratorio con contexto migratorio y/o autóctono. Al tiempo, implica la pretensión de establecer relaciones y conexiones con periodistas que pretenden un periodismo riguroso, profesional y solidario que valore la necesidad de un acceso ágil a fuentes de información, puntos de vista y opiniones alternativas. El objetivo es la creación de una base de datos interactiva de contactos en Internet con acceso restringido.
Ante la pregunta sobre la utilidad y el posible uso de la agenda de minorías étnicas y culturales para actuar como fuente informativa en temas de minorías, el resultado muestra una totalidad de respuesta destacando que sería útil (28,6%) o muy útil (71,4%). Preguntados por el uso de la agenda para promocionar la participación de minorías como fuente informativa en cualquier temática, no relacionada necesariamente con el ámbito de las minorías, el resultado muestra que un tercio lo utilizaría habitualmente y dos tercios lo haría de manera muy habitual.
Entre los objetivos de la encuesta está conocer la impresión ante diversas circunstancias. Cuando se plantea una ausencia de rigor informativo en la representación de las minorías, la totalidad confirma esta afirmación en diversos grados: más o menos de acuerdo (21,4%), muy de acuerdo (39,3) o en total acuerdo con la afirmación (39,4%). Ante la aserción de que ‘Los medios no critican las declaraciones xenófobas o de corte racista’, las respuestas observaron todo el abanico de posibles respuestas: nada de acuerdo (10,7%); poco de acuerdo (25,0%); de acuerdo (14,3); muy de acuerdo (35,7%) y en total acuerdo (14,3%).
Finalmente se pedía valorar la frase ‘La información sobre minorías responde al quién, qué y dónde. No el cómo y el por qué’ y el resultado supuso una respuesta positiva de total acuerdo en la práctica totalidad de las encuestas. Es decir, reconocimiento de la ausencia de rigor y dedicación a un tema tan sensible como el que nos ocupa.
La encuesta trata de enfocar las consideraciones de los propios profesionales sobre el papel de los medios y sus posibilidades de influencia en el proceso de representación de la diversidad social y cultural de la realidad del país. Por una parte se cuestiona la capacidad de los medios en la recreación de las minorías en el imaginario colectivo. La práctica totalidad está muy de acuerdo (25%) o totalmente de acuerdo (70%) con la aseveración.
También se plantea la capacidad de la dirección de las empresas de comunicación para cambiar la idea e imagen de las minorías. El resultado es prácticamente unánime y cerca del 90% juzgan que pueden influir mucho o cambiarlo todo. Para el 10%, las posibilidades de cambio son muy limitadas. En el mismo sentido, la totalidad de los encuestados creen que las/los periodistas pueden cambiar la actitud personal y social destacando que es más fácil promover la sensibilización entre periodistas que intentar cambiar las estructuras mediáticas.
Es interesante este reconocimiento de la necesidad de una visión sensible por parte de cada profesional de manera individual. En esta línea se sitúan muchas de las propuestas sugeridas por las diversas instituciones que trabajamos en el análisis de los medios. En múltiples ocasiones hemos expresado la idea de un/a periodista sensibilizada y militante ante el respeto a los derechos ciudadanos en general y el de las personas más indefensas en particular. Una militancia demandada desde el mero cumplimiento de las pautas profesionales de rigor y equilibrio en la producción informativa.

Propuestas de acción según los encuestados

La encuesta buscaba, desde la experiencia profesional y el conocimiento de los condicionantes cotidianos del periodista, conocer la opinión y reseñar acciones y/o estrategias para la mejora de la relación entre las minorías étnico-culturales y el trabajo diario de los medios de comunicación. Las estrategias planteadas incorporan variedad de propuestas que podemos enmarcar en torno a tres direcciones. Por un lado, se sugiere el fortalecimiento de la participación activa de las minorías en los medios; en segundo lugar, se postula una necesaria relación de reconocimiento mutuo entre minorías y periodistas; y finalmente, se destaca el papel de los profesionales de los medios y las fórmulas de mejora de la acción.
Se habla en primer término de la activación de la presencia de minorías en los medios como fuentes de información, colaboradores y expertos, promover su presencia como público, y su participación como periodistas, presentadores… de manera habitual y cotidiana integrando en la comunicación la pluralidad de puntos de vista.
Entre las observaciones y las sugerencias se establece la imprescindible interrelación entre periodistas y minorías mediante contactos habituales y de carácter personal o la promoción de la especialización de los periodistas en ámbitos de inmigración y diversidad de manera que esté más cerca de las múltiples realidades cotidianas. Se habla de la posibilidad de presentación informativa de la normalidad de las comunidades, es decir, representación de la vida y la convivencia cotidiana, de costumbres, ejemplos de integración desde un enfoque riguroso y equilibrado… Supone el recurso de estrategias discursivas y de acción que velen por el respeto y fomenten la riqueza de lo intercultural.
Finalmente, podemos establecer que la profesión periodística ha de reconocer su papel y las repercusiones de sus acciones y omisiones en la representación social de las minorías. En este trabajo se ha de incorporar a todas las partes y, de manera fundamental, a los directivos de los medios. Algunas de las fórmulas pasan por la necesidad de valorar las propuestas de códigos deontológicos, manuales de estilo y autorregulación hasta plantear, en algunos casos, la necesidad de fomentar determinada capacidad de sanción.
En la conclusión, la intención y el interés de las organizaciones que ponen en marcha estos proyectos es mantener un seguimiento de estas encuestas para ir valorando la opinión y conocer el proceso de sensibilización de los periodistas en torno a una realidad y una sociedad diferente y diversa en continua evolución.

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65