UE: Estados tapón y Centros de "tramitación"

UE: Estados tapón y Centros de “tramitación”

Statewatch
marzo-abril 2003 (vol.13 nº2).

El modo en que la UE aborda los acuerdos de readmisión consiste en insistir en que un número cada vez mayor de países no comunitarios acepten la obligación de readmitir a quienes transitan por sus países, rumbo a la UE, sin recibir nada, o casi nada, a cambio. Esta política ha venido acompañada de amenazas cada vez más duras contra los Estados terceros, mientras la UE actúa de modo crecientemente unilateral y se centra sólo en el control de la migración. Estas políticas son desequilibradas, inhumanas e internamente contradictorias.
Una de las últimas iniciativas es la creación de un “Círculo de amigos” o “vecinos” de la UE que incluye a Rusia, Ucrania, Moldavia y Bielorrusia más los “Países Occidentales Recién Independizados” de Croacia, Bosnia-Erzegovina, Serbia y Montenegro, Macedonia y Kosovo, más los Estados del “Mediterráneo meridional”, Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Libia, Marruecos, Palestina, Siria y Túnez, (los únicos que buscan acceder a la UE son Ucrania y Moldavia). El plan es la creación de un “vecindario amistoso” de “prosperidad” y “paz” con la motivación subyacente de proteger la UE de las amenazas transfronterizas del terrorismo, del crimen y de la inmigración. Se cuenta con que introduzcan “reformas” (el capitalismo de libre mercado) y que apliquen partes clave del “acquis comunitario” de la UE – especialmente sobre “mejora en la cooperación sobre asuntos de justicia y seguridad”, que incluyen la inmigración ilegal, la cooperación judicial y policial, y las “amenazas para la estabilidad”. La Comisión Europea se resiste a fijar las fronteras últimas de la UE, pero la formalización de los nuevos “Estados tapón” tendrá la consecuencia de provocar problemas al siguiente círculo de Estados, como el Sahara Occidental, Malí, Níger, Chad y Sudán en África, Georgia, Armenia e Irán, y en Asia, Turkmenistán, Kazajstán, Mongolia -y hasta los EEUU a través del Estrecho de Bering. Cabe pensar que, tal y como ya ocurrió en el pasado, también estos “Estados tapón” se verán sometidos a presión política y económica para que adopten los “estándares” de la UE sobre el control de la inmigración (y del crimen).
De este modo, la UE ha pasado por una serie de estadios: 1) la “Fortaleza Europa” para asegurar sus propias fronteras, la creación de “Estados tapón” (contra la inmigración, el terrorismo y el crimen) en los Estados de Europa central y oriental, la mayoría de los cuales se unirán a la UE en 2004, 2) ahora vemos la creación formal de nuevos Estados “vecinos” con la consiguiente creación de nuevos Estados “tapón”.
Este último paso coincide con otras dos iniciativas estratégicas: La primera consiste en reforzar la “Fortaleza Europa” por medio de controles en las fronteras exteriores de la UE, el cambio de la repatriación voluntaria a la repatriación forzosa, y nuevas leyes para castigar a quienes den abrigo o trabajo a inmigrantes sin regularizar (ver Statewatch vol.2 nº5). La segunda iniciativa es la rápida adopción de la propuesta del gobierno del Reino Unido para la creación de unos llamados “refugios seguros” (campamentos que no necesitan cumplir con los estándares de la UE) en Estados “vecinos” (ej. Ucrania) y “regiones de origen” (ej. África occidental), para permitir el retorno de migrantes que sufren pobreza y persecución a unos campamentos en los países o regiones de las cuales están huyendo.
Documentos internos del ACNUR de abril de 2003 muestran que la organización está ofreciéndose para emprender un papel de este tipo en cooperación con la UE (en este caso, está intentando desplazar la competencia de la OIM, Organización Internacional para las Migraciones, un organismo intergubernamental que no está sujeto a controles). La primera fase consistiría en el “traslado inmediato: en el momento de la llegada a cualquier lugar del territorio de Estados miembros de la UE (de) … todos los solicitantes de asilo” a “centros de recepción cerrados” situados en uno o en dos Estados miembros donde se “tramitaría sus demandas” en base a un procedimiento de urgencia que no tardaría más de “un mes”. Los solicitantes que fueran considerados necesitados de protección (de una persecución) serían distribuidos “equitativamente” entre los países de la UE (sin que se contemple ninguna posibilidad de elección por parte del refugiado), los llamados “migrantes económicos” serían devueltos inmediatamente a sus países de origen bajo los acuerdos de readmisión impuestos por la UE, o enviados a centros de detención en su región de origen. El objetivo es que no haya ningún procedimiento de tramitación o apelación sobre asilo a nivel nacional, dejando sólo los procedimientos llevados a cabo en los centros de tramitación cerrados de la UE.
El resultado será la eliminación de los procedimientos nacionales y así la responsabilidad a nivel nacional hacia los refugiados y solicitantes de asilo. Se les pondrá en enormes centros de tramitación fuera de la vista y sin duda bajo guarda estrecha para evitar huidas y prevenir protestas.
El mensaje en su conjunto fue destacado en una conferencia organizada en Atenas los días 15 y 16 de mayo por la presidencia griega de la UE, en la cual el ministro de asuntos exteriores griego George A. Papandreou recibió a unos participantes selectos que incluían “muchos de los mejores pensadores sobre inmigración”. Planteó un elenco de medidas para combatir la “inmigración ilegal”, y añadió que la UE “debe dar buena acogida a los migrantes económicos que nuestras sociedades necesitan” por medio de unas “fronteras inteligentes” (subrayado en el original) y de “proyectos bien dirigidos de selección para la inmigración” los cuales permitirían compensar la esperada reducción de la población activa (y una caída de la cuota de comercio mundial de la UE del 22% al 12%). Señaló que existe un informe en el cual se indica que la UE necesita 30 millones de migrantes para el 2020. Afirmó que se necesitan estos migrantes para realizar aquellos trabajos que: “demasiados de nuestros compañeros europeos no quieren o no son capaces de hacer”, dicho de otra forma, para los trabajos sucios y mal pagados, o los trabajos que requieren altos niveles de preparación.
Mientras la UE rechaza a los que huyen de la pobreza, quiere hacer entrar a los migrantes que le permitirán mantener su “prosperidad” y nivel de vida.

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65