Duros presagios

Negros presagios

Dos nuevas tragedias se han encargado de despedir el año 2002 y abrir el 2003. El 27 de diciembre se producía un incendio en los calabozos de la comisaría de Málaga a consecuencia del cual morían en los días siguientes siete inmigrantes. La nochevieja fue el marco en que fueron detenidas 102 personas que llegaban a Fuerteventura y Lanzarote en varias pateras; otros dos centenares eran detenidos en año nuevo en las costas andaluzas. El día 2 eran siete las personas muertas cuyos cuerpos eran arrojados por el mar en las playas de Tarifa, mientras otras continúan desaparecidas.
Aunque teníamos preparado el editorial sobre educación intercultural, la trágica actualidad se nos cuela (una vez más) con toda su fuerza. Mientras las gentes de aquí disfrutábamos del ambiente festivo propio de esas fechas, quienes querían llegar a nuestras orillas eran engullidos por el mar, o detenidos por la policía o acababan muertos una vez en los calabozos de la comisaría.
Ha transcurrido un año de aplicación de una ley de extranjería, más dura aún que la anterior, que se decía estaba destinada a acabar con lo que se denominaba “efecto llamada” de una legislación supuestamente “generosa”. Pues bien, pese a que las autoridades se han dedicado con empeño a demostrar que aquí, de generosos nada, la llegada de inmigrantes sigue siendo una constante, demostrando ser un fenómeno estructural. Eso sí, la precariedad y peligrosidad de las formas como se ven obligados a acceder a la UE aumenta dramáticamente su coste y sufrimiento. Pero nada de ello da a torcer el brazo de nuestros legisladores que preparan una nueva batería de reformas represivas, tanto penales como de la legislación de extranjería.
Y ello es posible porque los mensajes negativos que se vienen lanzando a la opinión pública en torno a las personas inmigrantes que reciben nuestros países han calado en nuestra sociedad y permiten cosechar votos en base a esa políticas. Además, las víctimas son “ellos” y sabida es la existencia de muertos de primera y muertos de segunda. Si el reguero de cuerpos arrojados por el mar a nuestras costas fuese de ciudadanos españoles, o lo fueran los siete muertos en el incendio de una comisaría, otro gallo cantaría. No asistiríamos a la indiferencia actual.
Bien, quienes no aceptamos este estado de cosas ya sabemos lo que nos depara este nuevo año 2003 y estamos dispuestos a que nuestros modestos medios sirvan de contrapunto a los discursos institucionales que cuentan con un potente aparato mediático. Ése es el sitio de Mugak y de otras muchas iniciativas mediáticas que florecen en el campo de la solidaridad.

 Título

 Trabajadoras

Procedimiento para solicitar
el subsidio extraordinario
en Empleo de Hogar

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65