Premios Iris y multiculturalismo en los medios audiovisuales

PREMIOS IRIS Y MULTICULTURALISMO EN LOS MEDIOS AUDIOVISUALES

Los premios IRIS Europa a programas de televisión multicultural aparecieron en 1996 con el objetivo de premiar, en los medios de comunicación, el trato equilibrado de aspectos sociales desde una perspectiva abierta a la diferencia. Los galardones del año 2001 se han entregado este 20 de octubre en Postdam.
Los premios parten del reconocimiento de los medios como fórmula de promoción del mejor entendimiento hacia la «Europa de los ciudadanos», la de todos los ciudadanos. IRIS busca programas que muestren el carácter multicultural de Europa y contribuyan al entendimiento y la tolerancia entre personas de diferentes culturas, orígenes, religiones… Busca programas que por sus temas, sus puntos de vista o estilo nos propongan un acceso a la vida y la gente de un país europeo, una región o un pueblo mostrando qué es lo que mueve a la gente en sus sociedades; los mejores programas de radio y televisión que promuevan la tolerancia y la igualdad en nuestras sociedades multiétnicas para publicitarlos por toda Europa y apoyar su distribución en los medios de comunicación, con especial énfasis en Internet.
Y es que Europa necesita un mosaico de programas de calidad realizados por la diversidad de culturas europeas, pero también necesita un potente intercambio de programas en su mercado audiovisual en la aceptación de una Europa multicultural común alejada de enfrentamientos sociales, étnicos o culturales. Y en Europa, un premio multicultural se presenta más válido y necesario que nunca. El racismo y la intolerancia entre grupos étnicos y religiosos es todavía un fenómeno activo en todos los países europeos contra los que los programas audiovisuales deben lanzar su creatividad realizando programas que sirvan de contrapeso y compensen esta situación.
La primera conclusión obtenida de estos premios IRIS es el aumento de programas presentados durante los últimos cinco años. Ello supone que los medios de comunicación han introducido en su agenda los temas relacionados con la sociedad multicultural. Pero… también se ha observado que estos programas son emitidos en los nichos de la programación, es decir, alejados de los horarios de amplias audiencias, y cómo los programas, habitualmente, no cumplen los requisitos de calidad profesional propios de la televisión.
Así, el objetivo de estos premios ha sido estimular el debate entre los programadores de los medios europeos hacia la cultura y la televisión multicultural en la consecución de la mejor calidad de estos programas y que se pueda alcanzar una mayor presencia de esta multiculturalidad en los medios, convirtiéndolos en tema de interés de la televisión europea.

Los Premios IRIS Europa en el año 2001

Para el año 2001, los premios IRIS han recibido 137 propuestas en la categoría de programas de televisión multicultural procedente de 29 países de la Unión Europea y la Europa del Este. Los temas tratados incluyen historias de la inmigración, el Islam, guerras o conflictos, gitanos, judíos, historias de vida, refugiados, la ciudad multicultural, la ilegalidad, las mujeres, el arte, la música…
Como ejemplo de tratamiento audiovisual de la multiculturalidad, entre los programas de ficción llegados a la última selección encontramos programas como Ahmed was here de Holanda, una tragicomedia sobre un egipcio que trata de adaptarse a las costumbres holandesas; Black day at black rock de Irlanda, un drama satírico acerca de la reacción de un pueblo irlandés cuando se entera que han de acoger a 30 asilados; Goodness gracious me – Back where they came from del Reino Unido un retrato del multiculturalismo en la segunda generación; o, el ganador de este año 2001: When grandpa loved Rita Hayworth una coproducción checo alemana que muestra la llegada, en 1969, de una familia checa a Alemania y la diversidad de procesos de integración, o no, de los diversos integrantes con edades, ideologías y pretensiones diferentes.

Por otra parte, hasta 19 programas de no ficción llegaron a la selección final de los premios IRIS con temáticas variadas: la vuelta a casa después de vivir refugiados en el extranjero; historias de vida y experiencias vitales de ciudadanos que nacieron en otros países; de la segunda generación que trata de romper con las tradiciones viviendo entre dos culturas; musulmanes en el Reino Unido; o la propuesta realizada desde Televisió de Catalunya, TV3, un grupo de jóvenes de Mali que visitan Europa y recogen su experiencia en una cámara de video convertida en diario de viaje. El programa ganador ha sido una producción británica: Exodus de la productora Insight News. Un antiguo refugiado ya asentado en el Reino Unido que sigue el rastro de numerosos africanos refugiados que, desesperadamente, intentan llegar a la tierra prometida europea.

Propuestas y conclusiones

Los Premios IRIS 2001 han servido para reabrir y mantener en Europa el debate entre especialistas de la comunicación sobre ciertas cuestiones en la relación entre minorías, sociedad multicultural e intercultural y medios.

1.) ¿Qué convierte un programa de televisión en un buen programa intercultural?

Desde la necesaria calidad profesional, un buen programa multicultural ha de ser, primero, un buen programa de acuerdo a los cánones de la profesionalidad periodística.
En lo formal, un programa multicultural ha de ser espejo de la realidad de una multiplicidad de culturas o etnias mediante una información de calidad. Ello implica vigilar, entre otras cuestiones, el punto de vista de la historia que se narra. Primar la objetividad con la descripción de los hechos y alejarnos de los juicios previos. Y la oferta de todos los puntos de vista que veremos en el siguiente apartado de minorías como fuentes.
En torno a los contenidos, el multiculturalismo de las sociedades europeas se representa en programas de denuncia social de abusos a minorías que, sin duda, son necesarios contra los procesos de discriminación y racismo. Pero, en los últimos años encontramos propuestas innovadoras que fomentan el humor y la ridiculización de los estereotipos. Se pretende una visión intercultural no estereotipada. Se puede explicar el multiculturalismo como la sociedad de futuro y la normalización de las minorías mostrando una visión crítica del ámbito cultural de la sociedad dominante.
Se pretende propuestas de programas de ficción que destilen un humor que ridiculice los estereotipos de inmigrantes, refugiados y de la propia sociedad y colocando las situaciones entre risas y lágrimas. Y en no ficción, propuestas con historias de la vida cotidiana del vecino de contexto cultural extranjero. No es imprescindible hablar de multiculturalismo, se ha de mostrar y se le ha de conceder la importancia relativa que requiera. Un enfoque sobre las diferencias personales y no en las diferencias étnicas.

2.) Minorías y fuentes de información

Una de las cuestiones en las que venimos insistiendo en el tratamiento de las minorías es su presencia mediática. Nos encontramos minorías en los medios cumpliendo su papel como grandes deportistas, showmans, criminales o con enormes problemas de regularización o marginación.
Poco a poco observamos la presencia de minorías hablando de sus propias historias de vida, su situación social… Y el paso que encontramos a faltar es la presentación de las minorías en condiciones de normalidad. Una buena propuesta intercultural nos ha de alejar de los estereotipos y clama a la normalidad de la presencia de las minorías como expertos, habituales o puntuales, en todos los campos de conocimiento: cuestiones políticas, económicas, contiendas electorales… O como gente incorporada con naturalidad en la imagen de la vida cotidiana. Una parte de las minorías vive una situación de marginación social, económica o psicológica, pero hemos de evitar su exclusiva presentación como víctimas sin capacidad de acción o autodefensa. Y es que tenemos una enorme dificultad para aceptar la capacidad de las minorías para resolver sus propios problemas.
La profesionalidad periodística implica la búsqueda de la pluralidad de voces que autodefinan y autorrepresenten las minorías. Es la fórmula que permitirá una visión objetiva de las situaciones tratadas aportando, además de la habitual visión de la sociedad dominante, la de los sujetos de la información. Junto a las minorías, las ONG también han de jugar un papel importante en el tratamiento periodístico. Las ONG han de provocar un acercamiento a los medios y viceversa. Es preciso establecer un lazo de unión entre las minorías, los grupos y las ONG con los medios de comunicación de masas buscando un mayor interés, un mejor conocimiento y una mejora en el trato.
Uno de los papeles de las ONG se concreta en ejercer una presión externa a los medios mediante el seguimiento y las críticas de la práctica periodística. Analizar la actitud de los profesionales que no variarán a través de leyes sino mediante la discusión y la reflexión. Se hace necesario, en este sentido, que las ONG organicen debates para controlar el papel de los medios como garantes contra la discriminación.
Esta propuesta tan necesaria sobre la representación de las minorías como fuentes informativas fue tratado en unas sesiones de debate realizadas en Barcelona del 23 al 25 de octubre bajo el título «La producción de noticias sobre inmigración» organizadas por el grupo Migracom.
En una de las sesiones se planteó la dificultad de encontrar fuentes capacitadas entre las minorías como representantes ante acontecimientos informativos. Las respuestas fueron variadas. Desde el Colegio de Periodistas de Cataluña se presentaba la intención de crear una página web con información de las ONG, teléfonos de contacto y posibles portavoces. Una visión que sitúa el problema en la mala política de comunicación de las minorías.
Una representante de la Cruz Roja, recordando los encierros de Barcelona, expresaba la dificultad de tratar la información cuando esta cambia minuto a minuto, cuando las posiciones son en casos enfrentadas y cuando los periodistas no respetan el silencio necesario para llegar a acuerdos entre los encerrados.
Hemos de tener en cuenta la dificultad de la especialización en la interculturalidad de los periodistas atendiendo a las rutinas y los procesos de producción, pero también los periodistas tienen otras oportunidades. El jefe de informativos de una televisión local barcelonesa criticaba la desidia de parte de la profesión periodística para ir más allá de la información de los gabinetes de prensa de las instituciones. Desde un tono irónico señalaba el posible final de los problemas de las minorías en cuanto monten un buen gabinete de prensa con recursos económicos. Mientras tanto, tampoco estaría mal que el periodista se apoltronara un poco menos en las ruedas de prensa y fuera capaz de crear una agenda intercultural.

3.) El papel de los/las periodistas

El periodista ha de tomar conciencia de la influencia generada a través de los medios, pero también, ha de tener en cuenta efectos y responsabilidades. Los periodistas suelen reconocer y vanagloriarse de los efectos positivos de su trabajo, pero suelen negar efectos negativos de su conducta y sus acciones.
En múltiples ocasiones hemos hablado de la ética de la responsabilidad del periodista y la posibilidad de promover la discusión acerca de su militancia, responsable, en la causa de las minorías. Y, en este camino, algunos periodistas empiezan a preguntarse hasta qué punto son responsables del alza de alarmismo social y el aumento de racismo. Otros, todavía no.
Sin duda, la mejora del papel del periodista ha de llegar, entre otras propuestas, mediante la entrada de minorías como profesionales de los medios y en la necesidad de una especialización del periodista en lo intercultural, al igual que se especializa en política, economía o cultura.
Por último, todos aquellos que hemos participado en la elaboración de recomendaciones y que observamos su implementación en diversos países de Europa insistimos en la necesidad de su publicidad, aceptación e implementación de códigos éticos y recomendaciones entre los periodistas.

4.) Otras propuestas de acción

Para concluir la relación de propuestas y conclusiones que se han debatido tras la puesta en marcha de estos premios IRIS Europa 2001 hemos de incluir cuestiones como la necesidad de noticias positivas. Hemos de tener en cuenta que una acumulación de noticias negativas estigmatiza la inmigración como problema. Una situación que se complica ante el interés informativo de los medios por lo negativo y desagradable.
Hemos de seguir insistiendo en la necesidad básica del conocimiento mutuo que disminuya la distancia entre el ‘nosotros’ y el ‘ellos’ enfatizando la evolución y cambio de la cultura frente a su supuesta desaparición. Una sociedad multicultural de la que hemos de entender que, más allá de la etnia, incluye las identidades de género, edad, sexo…
En lo formal se propone el uso de temas universales con los que la audiencia puede identificarse como bodas, muerte, nacimiento, amor… siempre tratados con respeto. Y se plantea la eficacia del humor, ridiculizar los estereotipos cambiando los papeles y situando a los autóctonos en el lugar de las minorías.
Y, cómo no, vigilar las acciones de la extrema derecha y criticar la especial atención morbosa que estos grupos despiertan en los medios y que habitualmente no vienen acompañados de expertos que analicen estos grupos y expliquen las medidas contra ellos.

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65