El llanto de Laila

EL LLANTO DE LAILA

Los ojos de Laila lloran en silencio. Por primera vez, gotas de agua de mar brotan de su impotencia y de su miedo.
Laila no lloró hace siete años, cuando la miseria la embarcó en un quebradizo bote para llegar a las costas andaluzas, tierra prometida. La esperanza en el fin del hambre y del azote le guiaba como viento y le procuraba una intuición vital para invisibilizarse ante la patrulla de la guardia civil española.
Laila no lloró ante los primeros contratiempos y vejaciones. Sus rasgos bereberes la hacían sospechosa de todos los males y blanco de los complejos de los europeos. Su dignidad no estaba en venta, y las miradas acusadoras de los racistas le alimentaban su capacidad felina de escabullirse.
Laila no lloró hace seis años, cuando embarazada de cuatro meses el patrón le propinó una paliza que la llevó al hospital con contusión de cuello, rodilla y antebrazo y pérdida de cabello, según costaba en el gélido parte médico. El delito de proteger su futuro hijo le llevó a no cargar las pesadas cajas de hortalizas. Y entonces, aunque la ley del patrón estaba escrita, Laila no le quiso regalar su llanto. Buscaría nuevas tierras.
Laila no lloró poco después, cuando nació su niño, Karim. El parto fue interminable y la llevó al límite del dolor. Pero Laila no estaba ahí, su imaginación se disparó a un futuro mejor. Su hijo tendría los mismos derechos y su color no importaría. Su hijo nacía aquí.
Laila no lloró cuando las puertas seguían cerradas, cuando comer era un milagro, cuando querían comprar su cuerpo, cuando recordaba con nostalgia la familia que dejó atrás.
Laila llora hoy en Almería. Después del vendaval de racismo, odio y muerte que ha arrasado El Ejido, Karim de seis años ha llegado asustado al barracón y le ha preguntado, “mamá, ¿nosotros no seremos moros, verdad?”.
Y por primera vez, Laila llora en silencio.

Bizilagunak 2019

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65