Polémica en Gasteiz

Publicada 11 de Junio de 2014 09:23

Piscina

Este pasado fin de semana una mujer musulmana se ha metido en una piscina municipal de Gasteiz vestida.

Ante la queja de algunos usuarios y usuarias de las piscinas, manifestado en las redes sociales, el alcalde de Gasteiz, Javier Maroto ha realizado declaraciones.

En líneas generales, es lógico afirmar que nadie se salte las normas y regulaciones sobre la convivencia amparándose en cuestiones religiosas, morales o ideológicas. La convivencia se basa precisamente en el respeto a todas las personas que conformamos la sociedad, lo que incluye también a las personas que tienen costumbres diferentes a las de la mayoría a la hora de vestir o de exponer su cuerpo en el espacio público. Y en ese sentido, no es de recibo bañarse en una piscina pública vestida, con calzoncillos o traje de torero. Por pura cuestión de higiene. Otra cosa es buscar formas para que la exigencia del traje de baño sea lo suficientemente amplia como para que puedan caber personas que desean cubrir su cuerpo. Esto es, hay bañadores que pueden ser compatibles con esa intención. Y mantener, de esa forma, tanto los requisitos de higiene como los deseos individuales. Habría por tanto que hacer ver a esas personas que pueden buscar soluciones que se acomoden con la normativa existente. Lo mismo que si alguien, por bañador, entiende el uso del top-les. Al margen de que haya usuarios que tampoco se sientan cómodos con ello.

Dice el sr. Maroto que “las normas son iguales para todos” cosa que obviamente compartimos. Precisamente es el fundamento de SOS Racismo. La reivindicación de igualdad de derechos y deberes para todas las personas. Pero no se queda ahí y añade que “no se puede bañar uno con toda la ropa en las piscinas municipales, y menos aún con el velo”. Parece que al sr. Alcalde le resulta aún menos aceptable la violación de la norma si ésta viene de la mano de una mujer que lleva velo. Cabe pensar que el sr. Maroto tiene algún problema especial con la religión musulmana o con costumbres o culturas diversas, por lo visto en otras ocasiones y por las regulaciones sobre lugares de culto en la capital que gobierna.

Respecto a las personas extranjeras tampoco se ha mostrado muy acogedor. Sus regulaciones sobre comercios que únicamente afectaban a kebabs o locutorios ponían en la diana de las malas prácticas casi exclusivamente a las personas extranjeras.

¿No estará el sr. Alcalde sobredimensionando una cuestión que no hubiera ido más allá de una cuestión de convivencia cotidiana a solucionar con el mero sentido común?

Por otro lado, tampoco nos parece que tenga mucho sentido poner en cuestión a todas las personas que profesen la religión musulmana por el conflicto suscitado en este caso.

Reiterar que como venimos reivindicando desde hace más de 20 años, las normas y los derechos han de ser los mismos para todas las personas que conformamos la sociedad vasca. Y en ese sentido, no nos parece lógico admitir excepciones por cuestiones religiosas o de creencias que como decimos, pensamos que competen al ámbito de lo privado. No es de recibo primar o imponer creencias en los espacios públicos donde ha de primar las normas de convivencia. Cosa que por otro lado, el partido del señor Maroto y el gobierno central actual, no parece que tengan muy en cuenta al legislar imponiendo las posturas más intolerantes de la iglesia católica como en el caso de la ley del aborto. 

SosSOS Racismo Gipuzkoa
Donostia 11.06.2014

Informe Anual 2016 Noticia 744x420

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65