Los derechos de la infancia siguen siendo vulnerados

Publicada 05 de Diciembre de 2016 14:28

Fuente: Gipuzkoako SOS Arrazakeria

Unicef_gambains_2016_un0200
Fotografía de Unicef

El pasado día 20 de noviembre, se conmemoró el día mundial de los derechos de los niños y niñas. Los medios de comunicación se hicieron eco de las efemérides. Hoy, fuera del foco mediático, corremos el riesgo del olvido al igual que pasó tras la impactante imagen de Aylan en la orilla de una playa de Turquía.

Porque la realidad nos alerta de que, 27 años después de su firma, estamos todavía lejos de lograr el cumplimiento de los derechos defendidos por la Convención.

Los niños y niñas que llegan a las costas europeas ven vulnerados sistemáticamente sus derechos. Objetos de control en lugar de sujetos de derechos. Migrantes en lugar de niñ@s.

En los últimos dos años 10.000 niños y niñas migrantes han desaparecido en el territorio europeo, y el motivo hay que buscarlo en la desatención de las instituciones hacia ell@s y sus necesidades. Cientos de miles de niñ@s se han tenido que desplazar y tras viajes infernales están viviendo en campos de refugiados que no cumplen con las mínimas normas de respeto a su dignidad y condición. Algun@s, para sobrevivir, terminan trabajando explotados por grandes empresas.

En 2016 nos hemos emocionado con la imagen de Aylan. Tras su fallecimiento, más de 400 niñ@s han muerto ahogad@s en el mar en su intento de encontrar una vida mejor.

En la frontera sur de España l@s niñ@s prefieren arriesgar sus vidas en el puerto de Melilla para conseguir pasar a la península que vivir en centros de la Administración por culpa de la violencia reiterada que allí padecen y la falta de expectativas. Así como en Madrid, noticia de estos días, hay niños que malviven en la calle desde hace meses por no sufrir el maltrato que reciben en los centros o por no vivir en hostales sin ningún tipo de acompañamiento.

En Gipuzkoa en los últimos años nos encontramos con jóvenes que solo por tener la piel negra se ven acusados de tener un pasaporte falso, siendo proyectados en un mundo adulto que no les corresponde.

No son solo números, no son solo cifras. Es una infancia con caras, nombres, apellidos, deseos y miedos.

Las instituciones incumplen reiteradamente con su responsabilidad protectora. Est@s niñ@s incomodan, molestan, representan un problema. Y si por un lado se afianzan cada vez más las corrientes favorables a una crianza respetuosa, al apego seguro, a la visión de los niños como sujeto de derechos, a est@s niñ@s en cambio se les invisibiliza, se les criminaliza y se les maltrata sistemáticamente. Sin embargo, ell@s también son nuestr@s niñ@s y sus derechos también se celebran hoy.

¿Permitiríamos que maltrataran a nuestr@s hij@s?

¿Permitiríamos que nuestr@s hij@s durmieran en la calle?

¿Permitiríamos que nuestr@s hij@s estuvieran tan vulnerables de no saber ni si al día siguiente van a tener para comer?

¿Nos dolería saber que nuestr@s hij@s llevan tiempo sin sonreír?

Desde SOS Racismo queremos recordar que cuando todos los Muhammed, Ahmed, Anissa, Mamadou, Fatima, etc., sean reconocidos como lo que son en primer lugar, niñ@s, y tratados conforme a sus necesidades, entonces sí que podremos celebrar su desarrollo pleno como sujetos de derechos y de protección.

Donostia, 21 de noviembre de 2016
Contacto: Loira Manzani
943 32 18 11

Informe Anual 2016 Noticia 744x420

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65