Las manipulaciones políticas de Javier de Andrés y Javier Maroto

Publicada 19 de Septiembre de 2014 09:03

Fuente: Gipuzkoako SOS Arrazakeria

Deandresymaroto--575x323
Javier Maroto, alcalde de Vitoria, y Javier de Andres, diputado general de Alava, durante un acto politico en la Plaza del Machete, Vitoria / Blanca Castillo

Las últimas, por ahora, declaraciones del Diputado general de Araba, Javier de Andrés, y unas anteriores del alcalde Vitoria-Gasteiz Javier Maroto, son un claro ejemplo de manipulación política que se basa en los prejuicios y los rumores existentes sobre la inmigración y que fomentan la xenofobia.

Según la crónica de El País de 16 de septiembre, Javier de Andrés dijo que si las 1.252 personas que SOS Racismo de Araba había empadronado en su sede cobraron 866 euros de RGI en un año, la broma de este colectivo ha costado 13 millones de euros. Además dijo que obviamente la voluntad de SOS Racismo cuando decide empadronar a estas personas que no vivían en Vitoria era que pudiesen beneficiarse de las ayudas sociales existentes en el País Vasco. También dijo que no sabía si todas esas 1.252 personas empadronadas de manera ficticia cobraron la RGI, pero que igual habían cobrado la RGI en más de un ejercicio y sus cálculos se quedan cortos.

Esto es inaudito. ¿Cómo se pueden hacer semejantes cálculos sin saber si las cifras que está utilizando son reales o son un puro invento? ¿De dónde saca este señor que las supuestas 1.252 personas no son de Gasteiz? ¿De dónde saca que esas 1.252 han percibido la prestación RGI cuando en las mismas declaraciones dice que no lo sabe? ¿De dónde saca que la voluntad de SOS Racismo de Araba es que las personas empadronadas en su sede, que entran dentro de la figura legal de empadronamiento ficticio de marginados, perciban las ayudas sociales? ¿Cómo puede hacer un cargo político, el representante institucional más importante de Araba, semejantes cálculos, sin saber si las cifras que está utilizando, o una parte de ellas, son reales o no?

Espero, por el bien de la población de Araba, que los cálculos que se hacen en la Diputación de ese territorio cuando discuten con las otras diputaciones y con el Gobierno Vasco sobre los ingresos y su reparto, no sean de ese tipo. Me imagino que tampoco le dejarán que les tome el pelo de esa manera, y que ante ellos mantendrá unas formas o un grado de seriedad que en este caso los ha dejado perdidos debajo de alguna mesa.

Pero, desgraciadamente, no es casualidad que en este caso se atreva a decir cualquier cosa, que se atreva a inventar un supuesto, y que sobre ese invento edifique una posición política.

Es sabido que las manipulaciones políticas suelen jugar, no con la verdad, sino con la veracidad, con la posibilidad de que sea verdad, que es lo que les da fuerza, aunque se demuestre con pelos y señales que lo que se dice es falso. Tenemos el ejemplo clásico de los Protocolos de los Sabios de Sión, un texto sobre los judíos inventado de cabo a rabo por la policía zarista para denigrarlos hasta lo indecible. Ese texto, que hace tiempo que se demostró que era un falso total, fue profusamente utilizado por los nazis, aunque sabían que era totalmente falso, sobre la base de que, como decía el aristócrata de extrema derecha, esoterista y estrecho colaborador del fascismo y del nazismo Julius Évola, la cuestión de si eran verdaderos o auténticos no tenía para él ningún sentido, pues la cuestión no estaba en la autenticidad sino en la veracidad, es decir, en si a pesar de ser falso, podía ser posible.

Y eso es lo que hace Javier de Andrés, y los que con él están convirtiendo los prejuicios y los rumores sobre la inmigración, o sobre determinados grupos de inmigrantes, en propuestas políticas que buscan discriminarlos en terrenos en los que hasta ahora había igualdad de derechos. Juegan sobre el terreno abonado de los prejuicios y los rumores para, aunque digan mentiras a troche y moche y medias verdades, parecer que ¿y si fuese posible? Y es el mismo método que desde hace años vienen utilizando los Le Pen, primero el padre y ahora su hija: lanzar una afirmación, a ser posible con cifras redondas e impactantes que, aunque se demuestre falsa o fundamentalmente falsa, se reproduce en titulares y, actualmente, en las redes sociales. La demostración de la falsedad, que requiere trabajo, analizar estadísticas y cosas por el estilo, tiene dificultades para competir contra el impacto del titular o de la cifra. Y como todo esto empieza a ser habitual, no es extraño que algunos grandes medios de comunicación europeos estén desarrollando secciones de desintoxicación y descodificación de ese tipo de manipulaciones.

Y los mismos métodos los utiliza su compañero de partido y alcalde de Vitoria-Gasteiz, Javier Maroto, añadiéndole la amalgama abyecta. Si un extranjero agrede a una mujer, (según Maroto, se permite que un paquistaní, como ha ocurrido en Vitoria, cobrar la prestación por la mañana y atacar a una mujer en el barrio de Judizmendi por la noche y no se la retiran) tiene que ser juzgado por su acción, no por ser extranjero, sino por agresor. El delito que haya cometido repercutirá en su condición de extranjero, tal y como está previsto en la propia Ley de Extranjería y en su Reglamento. Y si es condenado por la agresión, no podrá cobrar la RGI, que entre las condiciones para su percepción establece no encontrarse en prisión o en tercer grado. Pero estas cosas al alcalde de Gasteiz no le importan, pues busca la amalgama, es decir, como dice el diccionario de la lengua española en su segunda acepción, la “unión o mezcla de cosas de naturaleza contraria o distinta”. Y eso es manipular, y jugar con lo políticamente abyecto.

Dice Tzventan Todorov que, “a menudo nos da la impresión de que los políticos europeos han aprendido la lección de los profesionales de la manipulación política. Eligen los términos del debate no en función de las necesidades vitales de la población, sino para atraerse la simpatía de algunos electores”. Mucho de todo esto se viene produciendo en Araba desde mediados del mes de julio por parte de los políticos más importantes del territorio, el Diputado General y el alcalde de Vitoria-Gasteiz: han dicho mentiras redondas y medias verdades, han amalgamado, han construido supuestos no avalados en datos fehacientes, han estigmatizado a la inmigración en su conjunto y muy especialmente a partes concretas de ella, han utilizado los prejuicios y los rumores extendidos entre ciertas capas de la población para sobre ellos construir unas propuestas políticas, han querido romper con lo “políticamente correcto” para caer en lo políticamente abyecto, han estigmatizado a partes socialmente muy débiles de la sociedad a sabiendas de que no pueden responderles, han utilizado los mismos procedimientos que sobre estas cuestiones utilizan las extremas derechas europeas, han chapoteado en el fango de la zona gris con las derechas extremas europeas y han contribuido al desarrollo de la xenofobia en Araba. Tal vez con todo ello ganen algunos votos, o incluso muchos, no lo sé. Lo que sí sé es que ganar votos utilizando las mismas ideas que las extremas derechas neopopulistas y nacional populistas europeas, consolida a la larga un polo que es profundamente contrario a la democracia.

En un reciente artículo, decía la periodista y escritora Rosa Montero, que “...son los prejuicios, esos parásitos insidiosos del pensamiento que distorsionan nuestra mirada y nos impiden ver la realidad”. No se refería a la inmigración, pero me parece que sirve para describir lo que también ocurre en este campo, cuando ese parásito del pensamiento se apodera o condiciona el quehacer de algunos políticos.

Y vuelvo a Todorov, cuando dice en su texto Los enemigos íntimos de la democracia, que “Las grandes religiones del pasado y del presente recomiendan al individuo que sea hospitalario, que ayude a los hambrientos y a los sedientos, y que ame al prójimo (que, como sabemos, no es el próximo, sino el lejano). No podemos recomendar estas cosas a los Estados, pero sus dirigentes deberían abstenerse de fomentar pasiones políticas primitivas, como la xenofobia”. Creo que la recomendación vale también para los Diputados Generales y para los alcaldes.

Donostia, 18-9-2014
Agustín Unzurrunzaga
Gipuzkoako SOS Arrazakeria.SOS Racismo Gipuzkoa


175x175bb

Agenda

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65