EN EL TOQUE DE QUEDA, EXPULSADAS A LA CALLE: El desalojo en el infierno deja un centenar de personas sin hogar

Publicada 05 de Noviembre de 2020 08:43

Infierno

 El infierno. Crónica de un fracaso anunciado (Peio M. Aierbe)

El desalojo del Infierno en plena situación de pandemia, sin oferta de recursos habitacionales para las personas que residen ahí y mediante el despliegue de dispositivos policiales, pone en evidencia la falta de capacidad de nuestras instituciones para dar una respuesta a las situaciones de exclusión severas que ocurren en nuestro territorio.

Whats App Image 2020 11 05 At 11.16.37Desde SOS RACISMO Gipuzkoa, venimos denunciando las intervenciones policiales en la zona del Infierno de los últimos meses, la más reciente el pasado 7 de septiembre. Las autoridades presentan a las personas que habitan este espacio como una amenaza para el orden público, vulnerando sus derechos fundamentales e ignorando a su vez la responsabilidad del Ayuntamiento hacia la situación de calle en la que se encuentran.

Además, es preciso recordar los riesgos de utilizar estas acciones para la identificación de estas personas y la colaboración por parte de la Guardia Municipal y Ertzaintza con la Policía Nacional para averiguar las situación administrativa de estas personas y, en su caso, proceder a la incoación de procedimientos de expulsión (además de la posibilidad de sustracción de los documentos de identidad y pasaportes, imprescindibles para gestiones ordinarias).

Aprovechar el estado de alarma y el toque de queda, es sin duda una herramienta pensada para desmovilizar la solidaridad, aumentando la vulnerabilidad de las personas y ejerciendo estas acciones con la mayor impunidad posible. La amenaza del desalojo, presente a lo largo de los últimos meses, ha venido a materializarse en el momento más crítico para las personas, mostrando la planificación y estrategia diseñada para agotar las fuentes de apoyo y movilización social. A pesar de ello, decenas de jóvenes se han acercado durante el día para acompañar a estas personas, mostrando una vez más que la solidaridad de la sociedad civil suele estar más avanzada que el compromiso de las propias instituciones para responder a la emergencia social.

En el marco de la situación de COVID 19 que estamos viviendo, se ha hecho alusión a las personas sin hogar, considerando el “detalle” de no multarlas por estar en la calle, sin haber puesto los recursos necesarios para hacer frente a cómo estas personas van a protegerse de la pandemia y cómo van a afrontar la llegada del invierno, dejándolas desprovistas de un techo en un estado en el que se está solicitando a la población que permanezcan en sus domicilios para evitar los contagios. La gente desalojada no tiene a dónde ir y desde SOS ARRAZAKERIA GIPUZKOA queremos recordar que esta población, no sólo es la más vulnerable de nuestra sociedad, sino que también es tan titular de derechos como el resto de la ciudadanía.

Whats App Image 2020 11 05 At 11.16.37 (1)En el Infierno, se aprobó un proyecto urbanístico de 540 viviendas, que, para su desarrollo, supone el desalojo de un centenar de personas. Parece que la vivienda solo es derecho para algunas personas: las que se pueden permitir adquirir un piso en Donostia. La talla de las sociedades no se mide por la prosperidad de quienes más tienen, sino por cómo se responde a los y las que en peores situaciones se encuentran.

Logo Sosracismo

        Bizilagunak Poster Aldatuta

 Título

 Caja Emakume

Trabajadoras del Hogar

Refugio Karratua

MENTORÍA 2020

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65